El sector financiero, un aliado más en la lucha contra el coronavirus

A pesar de la expansión tan acelerada del Covid-19, los servicios financieros han de mantenerse operativos. De ahí la rápida actuación del sector, que pone a disposición de ciudadanos, autónomos, pymes y empresas diferentes soluciones para garantizar la continuidad de la actividad económica

Hace semanas fuimos testigos de cómo China vivía una pandemia sin precedentes a causa del coronavirus o Covid 19. Dada la rápida expansión de este germen por todo el mundo y los contagios que se registraron en nuestro país, fue decretado el estado de alarma como medida para poner cerco a la epidemia en España.

Tal y como sucedió en otras partes del mundo en las que el coronavirus contagió a un porcentaje de la población, el estado de alarma vino complementado con otra serie de medidas restrictivas tomadas por el Gobierno. Entre otras, el cierre de parques, restaurantes y lugares de ocio, la limitación de la movilidad e, incluso, el cierre de las fronteras del país para evitar la entrada y salida de potenciales contagiados.

En esta situación desfavorable, el sector financiero asume su rol dinamizador de la economía y propone una serie de medidas que ayuden a paliar las consecuencias para empresas y ciudadanos. En paralelo a la búsqueda de soluciones e iniciativas, las instituciones financieras trabajan a diario para mantener el servicio tanto a clientes como a organizaciones.

¿Qué medidas ha adoptado el sector financiero?

Buena parte de la responsabilidad para volver a la normalidad recae sobre los ciudadanos, quienes deben mostrar su compromiso más que nunca para remediar este problema, con lo que es preciso hacer un esfuerzo por cumplir con las directrices que marca el Gobierno.

La Unión Europea y los ejecutivos de los países miembros, así como las grandes compañías, empresas e instituciones, también han de jugar un papel clave para disipar este frenazo de la economía. Más si cabe, las entidades financieras, que velan por que se siga produciendo el flujo de capital, se mantenga el consumo y se refuerce la liquidez de pequeñas y medianas empresas, evitando así la destrucción de empleo.

Algunas de las iniciativas que han sido puestas en marcha por los agentes bancarios han sido, entre otras, la apertura de créditos y préstamos a pymes. En el caso del Santander, la entidad presidida por Ana Botín ha destinado en España 20.000 millones de euros para pymes y autónomos con el fin de mitigar un posible impacto negativo en estos agentes. “En estos momentos de incertidumbre, Santander quiere estar cerca de las empresas españolas, especialmente de las pymes, acompañándolas y buscando soluciones a sus posibles problemas. Por algo somos su banco, el banco de las empresas, para estar a su lado ante cualquier circunstancia”, ha sostenido Rami Aboukhair, consejero delegado de Santander España.

Banco Santander: refuerzo en la digitalización para combatir el coronavirus

Siguiendo las recomendaciones del Gobierno, Banco Santander ha adaptado temporalmente la red de oficinas con el fin de asegurar la prestación de los servicios y asegurar, al mismo tiempo, que se preserva la salud de empleados y clientes. Como consecuencia, la entidad abre las oficinas necesarias para garantizar la atención al público en un contexto de baja afluencia para que su plantilla pueda rotar. Las oficinas que dejan de prestar servicios temporalmente tienen otra próxima o están ubicadas en plazas con menor actividad y no comprometen la prestación del servicio. Las sucursales también cambian los horarios de atención al público, pudiendo consultar los clientes el listado de sucursales abiertas en sus página web. La entidad dispone también de herramientas digitales para la gestión de nuestras finanzas personales. En este sentido, la realización de grandes esfuerzos para promover y fomentar las transacciones bancarias a través de la banca online que lleva impulsando hace tiempo la compañía, ha permitido adoptar una serie de medidas urgentes para tratar de paliar, en la medida de lo posible, los efectos negativos de esta crisis sanitaria.

En la situación que vivimos, la digitalización se convierte en uno de nuestros grandes aliados para realizar operaciones sin salir de casa. La apuesta por la digitalización es una prioridad para Santander España y, ahora, más que nunca, una herramienta más que contribuirá a controlar esta enfermedad y a evitar el contacto, ayudando a todos los clientes a operar y controlar sus finanzas y operaciones desde la App y la banca online.

A través de Internet se pueden realizar transferencias y traspasos, bloquear tarjetas, pagar recibos no domiciliados, solicitar moneda extranjera, pagar impuestos, consultar el saldo y los movimientos de las cuentas y contratar productos, como préstamos preconcedidos y tarjetas, entre otras operaciones.

Proteger a los empleados

Una de las principales restricciones que ha traído consigo la crisis del coronavirus en nuestro país es de movilidad; desde el comienzo de la epidemia, se ha invitado a todos los ciudadanos a que permanezcan en casa en la medida de las posibilidades. Por este motivo, Banco Santander ha puesto a disposición de los empleados todos aquellos instrumentos que son necesarios para que estos desarrollen su actividad con total garantía.

La convergencia de una situación excepcional ha obligado a una gran cantidad de empresas a redistribuir su fuerza productiva. Algunas entidades financieras han reducido el personal en oficinas y sucursales, a la vez que se han extremado todas las medidas de seguridad e higiene.

Entre las políticas llevadas a cabo para mantener el flujo de actividad interna, Banco Santander también ha apostado por un plan de trabajo de manera telemática que afecta, en su mayoría, a los Servicios Centrales. Así, a día de hoy, más de 50.000 empleados del Grupo ya trabajan en remoto: 21.000 en España, 5.300 en Reino Unido; 6.000 en Polonia, 2.100 en Consumer Finance Alemania; 2.500 en Portugal; 2.700 en Argentina; más de 4.000 en Brasil; y 5.000 en Estados Unidos. Unas cifras a las que se unirán las de los empleados que están comenzando a trabajar de forma telemática en México, China y Uruguay.

La entidad financiera compagina el teletrabajo de sus empleados con la presencialidad para poder ofrecer unos servicios mínimos, cumpliendo de manera estricta el protocolo establecido y acordado con el Gobierno central.

Cajeros automáticos para evitar el contacto

Uno de los focos de mayor contagio del coronavirus pasa por el contacto, de ahí que la red de cajeros automáticos de Banco Santander esté operando a niveles completamente normales, con carga de efectivo suficiente, monedas e incluso papel para imprimir los recibos.

Para mayor comodidad, los clientes podrán sacar hasta 2.000 € en una operación, actualizando el límite de extracción de efectivo en la App. Además, el banco también contempla el uso del cajero con móvil disponible en las diferentes plataformas: Applepay, Samsung pay, Wallet Santander y Fitbitpay.

Banco Santander cuenta con una red de más de 7.000 cajeros, en la que los clientes de la entidad pueden realizar buena parte de su operativa habitual.

Asimismo, se recomienda al cliente que utilice su tarjeta siempre que vaya a realizar el pago en un supermercado o farmacia con el objetivo de evitar la manipulación de monedas y billetes.