Los autónomos cargan contra la prórroga de la ITV porque recorta el periodo de vigencia del vehículo profesional

Denuncian que se acorta el periodo de inspección porque la fecha de la pegatina será la que correspondía al día en que debería haberse pasado la ITV y no la del día en que finalmente se pase

Los autónomos siguen desconcertados ante la falta de tino que el Gobierno está demostrando con este colectivo a la hora de poner en marcha medidas que alivien su grave situación económica y laboral por culpa de la crisis sanitaria.

La última piedra en el zapato de los trabajadores por cuenta propia ha sido a cuenta de la orden ministerial que ha prorrogado las fechas de revisión de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) durante el estado de alarma porque su diseño "perjudica a los autónomos de diferentes sectores que necesitan su vehículo para trabajar”.

Esa es la reclamación que ha puesto sobre la mesa asociaciones como como la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) o la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae) o colectivos como el del taxi. Todas ellas han pedido al Ministerio de Sanidad que reconsidere y rectifique esta resolución porque solo “beneficia a las estaciones de ITV, en perjuicio de cientos de miles de autónomos que usan su vehículo profesional pendiente de someterse a la inspección.

Estas asociaciones apoyan que se haya establecido una prórroga para las revisiones de la ITV pendientes de efectuarse por el parón de su actividad, pero critican la fórmula habilitada para ello, ya que computa como base del plazo para la siguiente revisión la fecha en que había caducado la actual y no el día en que finalmente se realice el examen técnico.

Efecto abusivo de la nueva norma

En consecuencia, la fecha para la próxima inspección que figure en la pegatina será la del día en que debería haberse pasado la ITV si no hubiera habido estado de alarma, y no la del día en que finalmente se pase, “acortando injustamente su plazo de vigencia y obligando a volver a acudir a las estaciones de ITV y pagar una nueva revisión en menos tiempo del necesario”, denuncian desde Uatae.

Este “efecto abusivo” de la nueva norma suma una mayor complicación en el caso de camiones -ligeros y pesados- de más de 10 años de antigüedad, autobuses, taxis y ambulancias de más de cinco años de antigüedad, que deben pasar la ITV cada seis meses y para los que no se ha dictado un encaje específico, "por lo que tendrán que volver a pasar el siguiente reconocimiento prácticamente pocos días después de haber superado el que tienen pendiente.

Para Uatae, “esta medida sólo beneficia a las estaciones de ITV, en perjuicio de los usuarios, entre los que recordamos que hay muchos profesionales autónomos de diferentes sectores (desde el taxi al transporte en carretera, pasando por la logística, el comercio o la agricultura) cuya actividad o pequeño negocio depende del uso del vehículo profesional. Sanidad debe rectificar de inmediato”, concluyen.