Coronavirus

Las quiebras se ciernen sobre bares y restaurantes

Un informe de la consultora McKinsey calcula que su riesgo de insolvencia se ha multiplicado por ocho por el coronavirus

El País Vasco pasará este lunes a la fase 3 el lunes
El propietario de un bar de San Sebastián sirve pintxos protegidos por una vitrinaJuan HerreroEFE

Bares y restaurantes están recuperando gradualmente la actividad a medida que España avanza en la desescalada del confinamiento impuesto por el Gobierno por el coronavirus. Pero, para muchos, los casi tres meses que han tenido que permanecer cerrados van a resultar una losa demasiado pesada. La hostelería es uno de los sectores más golpeados por el cierre de actividad y es probable que muchos de ellos no salgan adelante. Según un informe de la consultora McKinsey, el riesgo de insolvencia de estos negocios se ha multiplicado por ocho con el coronavirus.

Según el informe “España, de la resiliencia a la reimaginación”, aunque la hostelería está mejor preparada de lo que estaba para afrontar la crisis de 2008, sigue teniendo unos niveles de liquidez y una estructuras de capital que la hacen más vulnerable a la actual situación que a otros sectores. McKinsey estima que su facturación, igual que la de los sectores de ocio y hotelero, puede llegar a caer por encima del 40% en 2020 en relación con 2019, unas caídas muy similares a las que, según su análisis, pueden padecer otros segmentos de actividad como el transporte o los hoteles. Con estos desplomes, la consultora considera que, si no reciben ningún tipo de ayuda o de estímulo público, el riesgo de insolvencia de bares y restaurantes es ocho veces superior al que tenían antes de la crisis del Covid-19. En otros sectores como el entretenimiento, transporte, logística o automoción, este riesgo se puede incrementar entre cuatro y siete veces, explica el estudio.

ERTE

Para reducir la posibilidad de quiebra de estos negocios y garantizar su viabilidad, McKinsey apuesta por la aplicación continuada de los ERTE por fuerza mayor en línea con la caída de la demanda. Esta medida, asegura, podría reducir dicho riesgo de insolvencia hasta un 25-30%. Como complemento, los créditos avalados por el ICO con bajos niveles de tesorería, añade.

Para superar el bache en que le ha hundido el coronavirus, la hostelería no sólo necesitará de apoyo financiero sino de planes para estimular la demanda. En el caso de los restaurantes, McKinsey sugiere que muchos de los que no ofrecen servicio de envío a domicilio aceleren ahora su puesta en marcha. Además, para recuperar la confianza de los consumidores en sus establecimientos, propone que el sector público incremente el espacio para las terrazas. Además, asegura que la diferenciación dentro de cada sector será muy importante para mantenerse a flote. Por ejemplo, en el caso de la restauración, la rápida podría tener una buena oportunidad frente a la del lujo ahora que los bolsillos de los españoles no van a estar tan a rebosar.