Compartir el “coche de empresa”, el nuevo servicio de Cabify

Las compañías pueden reducir hasta un 49% sus gastos en el transporte de empleados. El sistema agrupará automáticamente a los grupos de personas de la forma más óptima

Un cliente protegido con mascarilla viaja en un coche con una mampara protectoraEduardo Parra Europa Press

Como se suele decir, compartir es vivir, aunque en tiempos de Covid-19 se debe hacer con todas las medidas de seguridad. En este contexto de incertidumbre económica, compartir un simple vehículo puede suponer un respiro para las empresas que ven como su presupuesto ha caído en picado tras varios meses de inactividad. Algunas compañías cuentan con servicios contratados para el desplazamiento de sus empleados a los centros de trabajo, para acudir a encuentros con clientes o para desplazarse al aeropuerto o la estación de AVE. Este servicio vuelve a recuperarse poco a poco y lo hará aún más con el paso de los meses. Sin embargo, muchas empresas se pueden plantear recortar estas prestaciones para ahorrar costes. Ahora no será necesario. Las compañías pueden reducir hasta un 49% sus gastos en el transporte de empleados con el servicio de rutas compartidas que ha lanzado Cabify Empresas.

Este nuevo servicio funciona de manera completamente automática y permite enlazar de manera sencilla desplazamientos con el mismo punto de origen o de destino. Los viajes se pueden programar hasta con 90 días de antelación. El proceso es muy sencillo. La empresa interesada en activarlo deberá suministrar la información a la plataforma y el sistema programará automáticamente todo según las necesidades de movilidad específicas que definirá la ruta y agrupará a las personas de manera óptima.

Cabify rutasLa Razón

Menos emisiones y más seguridad

Estos viajes en pequeños grupos, por el momento, de solo dos pasajeros en la parte trasera del vehículo, además de suponer un considerable ahorro, también evitarán que los empleados opten por usar sus vehículos propios para desplazarse de forma individual, lo que supondría un repunte emisiones contaminantes. Según cálculos llevados a cabo desde Cabify, se podría alcanzar entre un 20% y un 40% de reducción media en las emisiones de CO2 totales, comparando un viaje modelo de tres pasajeros mediante este sistema con viajes independientes en un vehículo similar.

Saber cómo se preservarán las medidas de seguridad es la mayor duda que gira en torno a este servicio. El uso de mascarilla dentro del vehículo es obligatorio. Además de los estrictos protocolos de limpieza y desinfección, más del 60% de los vehículos de Cabify cuenta con mampara protectora y en el resto de ellos está en proceso de ser instalada. Por último, ha puesto en marcha diversas medidas de verificación a través de soluciones tecnológicas en la app para comprobar la disponibilidad de EPIs y el cumplimiento de todas las medidas de seguridad por parte de los conductores.