Más choques en el Gobierno: El PSOE no quiere el impuesto a la riqueza de Podemos

Echenique reconoce que los socialistas no quieren incluirlo en la comisión de reconstrucción

Ingreso Mínimo Vital, reforma laboral... el historial de choques en materia económica entre los dos socios del Gobierno de coalición, PSOE y Podemos, viene de lejos y ha engordado hoy con otro espinoso asunto: el impuesto a la riqueza. Mientras que la formación morada es firme defensora de esta nueva tasa para sufragar la crisis de la COVID-19, en las filas socialistas no tienen tan claro que sea una buena idea. Así lo ha reconocido el portavoz de Podemos en el Congreso, Pablo Echenique. A unas horas de que finalice el plazo para que los grupos registren sus propuestas en la Comisión de la Cámara Baja para la reconstrucción social y económica tras la pandemia, Echenique ha reconocido que existen diferencias entre su grupo y el PSOE a la hora de impulsar un nuevo impuesto sobre la riqueza como una de las políticas a desarrollar en los planes de reconstrucción. Por este motivo, el portavoz de Podemos ha evitado confirmar si esta propuesta formará parte de las que presente el grupo confederal mañana en el Congreso, según informa Ep.

Echenique ha asegurado que aunque las diferencias está ahí, continúan negociando con el PSOE estas propuestas y que, aunque su posición “es clara”, seguirán “intentando convencer de que es una buena idea”. “Es algo que tenemos que debatir y ponernos de acuerdo”, ha asegurado el portavoz del grupo confederal en rueda de prensa tras asistir a la Junta de Portavoces de la Cámara Baja, aclarando que el debate se produce “siempre respetando la posición” de su socio de Gobierno.

Columna vertebral

En este caso, Echenique ha justificado la necesidad de pactar con el PSOE propuestas como las relativas a impuestos ya que, ha dicho “la política fiscal es algo que representa la columna vertebral de la acción de Gobierno”. “Pensamos que, en este caso, nuestra labor es trasladar a nuestro socio los mejores argumentos que podamos, económicos y técnicos, para que ese impuesto pueda ponerse en marcha y lo puedan asumir”, ha dicho Echenique.

El Impuesto a la Grandes Fortunas propuesto por Podemos aspira a gravar entre un 2% y un 3,5% a los patrimonios que superan un millón de euros. Con este tributo, la formación morada considera posible recaudar hasta el 1% del PIB, unos 11.000 millones de euros. Los detractores de la tasa aseguran que la cifra de recaudación estimada por los de Pablo Iglesias, casi la mitad de lo que logra el Estado por medio del Impuesto de Sociedades, es bastante irreal. En ningún país europeo que cuenta con un impuesto similar la recaudación alcanza el 1% que, más o menos, Podemos estima que podría alcanzar su nueva figura impositiva.