No habrá más viajes del Imserso este año: las agencias de viajes dan por cancelada la campaña

A falta de la confirmación oficial por parte del Gobierno, el sector da por perdida la temporada baja de este otoño-invierno, lo que pone en riesgo 90.000 empleos

Los peores augurios se confirman: “El programa del Imserso no operará este año”. Así de tajante se ha mostrado en declaraciones a LA RAZÓN Martí Sarrate, presidente de la Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas, Acave, quien reconoce que “estamos a la espera de recibir un comunicado oficial que nos lo confirme, pero todas las informaciones que nos llegan apuntan a que esa es la dirección que ha tomado el Gobierno. La idea es aplazar el programa hasta octubre del próximo año, es decir, ya en la temporada 2021/22”.

La decisión ha caído como un jarro de agua fría para el sector turístico: “Cancelar el Imserso sería un grave error y un fraude de un Gobierno que se llena la boca de la palabra social, porque este programa no es otra cosa más que un beneficio social", asegura a LA RAZÓN Rafael Gallego, vicepresidente primero de la Confederación Española de Agencias de Viajes, CEAV. Pero, además de ese perjuicio a la sociedad, Gallego advierte del gravísimo problema que supondría no poner en marcha el Imserso: “Es un varapalo que puede resultar dramático para la industria turística a nivel económico y de empleo", recuerda Gallego. Y los datos le respaldan, ya que, tal y como asegura Sarrate, “este programa implica 90.000 puestos de trabajo que están quedando en el aire porque actualmente vivimos en la improvisación. Muchos hoteles están cerrando porque es una noticia que se da por hecha, pero que no llega a confirmarse”.

Falta de información

La principal crítica de los responsables turísticos es la “nefasta actuación del Gobierno. Esa incertidumbre está siendo la puntilla”, reconoce Sarrate, una idea que también critica Gallego, quien reconoce que “lo que sabemos hasta el momento es por la prensa”. De hecho, la primera confirmación llegó a primera hora de la mañana desde Asturias, cuando el presidente de la Asociación de Operadores Turísticos y Agencias de Viajes de Asturias (Otava), Íñigo Fernández, reconoció en una comparecencia parlamentaria en la Junta General del Principado de Asturias “que este año se suspenderán los viajes para mayores del Imserso, aunque aún no hay confirmación oficial por parte del Gobierno”, tras recibir un Whatssapp en el que le informaban de que se cancelaba el programa hasta septiembre de 2021.

“Lo que el viajero necesita ahora es confianza, pero con esta forma de actuar del Gobierno se logra todo lo contrario. La falta de planificación estratégica está dejando al descubierto la poca seriedad que trasmitimos al resto de Europa, tal y como demuestra el hecho de que al menos 24 países europeos nos hayan puesto en sus listas negras”, reconoce Sarrate, quien se queja de que "si se traslada la idea de que viajar por España no es seguro para nuestros mayores, no podemos pretender que nos visiten de otros países.

Dramáticas consecuencias para el sector

Pero cancelar el programa del Imserso no es una cuestión menor. “No hay que olvidar que por cada euro invertido por el Estado en este programa se recupera 1,8 euros, lo que quiere decir que no se trata de un gasto sino de una inversión, pero como depende de la vicepresidencia de Pablo Iglesias, probablemente quiera usar esos fondos para otros fines”, critica Gallego.

La vulnerabilidad de las personas mayores, beneficiarios de este tipo de viajes, es el argumento esgrimido por el Gobierno para plantear la cancelación de este programa social. Sin embargo, “esa cancelación supondría ahogar la única tabla de salvación a la que puede agarrarse el sector turístico en temporada baja, con lo que eso implica de pérdidas económicas y de puestos de trabajo. No hay que olvidar que el Imserso es el primer turoperador español”, recuerda Carlos Abella, secretario general de la Mesa del Turismo.

Por ello, desde el sector turístico se exige al Gobierno recapacitar y que no se opte por cancelar el programa del Imserso, sino “que se emplee su presupuesto en ofrecer ayudas o bonos turísticos a las familias, a los sanitarios o a personas con menos recursos para disfrutar de unas vacaciones. Si los viajes se realizan bajo todos los protocolos de seguridad establecidos, no podemos transmitir el mensaje de que hay que renunciar a viajar", concluye Abella.