Duro contra Madrid

Sánchez, Iglesias, Page, Illa, Ábalos, Lastra, Echenique, Monedero, Montero y la otra Montero se han puesto de acuerdo en que hay que emprenderla en todos los frentes contra Madrid, asediar políticamente a Madrid, fomentar todo tipo de demandas y querellas contra los gobernantes de la capital, presentar públicamente a Ayuso como una papanatas y alentar las rencillas internas, las disputas con Ciudadanos, las peleas del vicepresidente con la presidenta y de unos consejeros contra otros.

Les molesta Madrid porque Madrid ha demostrado que, en materia de gestión, está siempre muy por encima del resto. Y por supuesto del Gobierno central. Por eso esta ofensiva en los medios afines, o sea, casi todos, contra Ayuso y su equipo a cuenta de la COVID, de los muertos en las residencias y del colapso hospitalario. La realidad es que, porcentualmente hablando, la CAM ha gestionado mucho mejor la crisis que Aragón, La Rioja, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana o Cataluña. Pero lo que vende es meterse con Madrid, organizar huelgas de profesores y estudiantes en Madrid, animar a la clase médica contra la Comunidad de Madrid.

Errores puntuales al margen, en la CAM han demostrado que tienen las ideas claras en materia económica. Para encarar la crisis hay que bajar impuestos, no subirlos. Hay que abrir el mercado, no cerrarlo. Hay que eliminar barreras, no ponerlas.

Madrid está por la libre circulación de bienes y servicios. Por la libertad económica, la libertad de horarios, la libre competencia y el libre emprendimiento. Por eso se ha consolidado como la autonomía con mayor PIB y renta per cápita de España. Madrid sube todo lo que Cataluña baja. Por algo será.