El Ibex cierra una semana para olvidar

Se vive una clara espiral bajista dentro del sector bancario

Nuevo recorte de nuestro selectivo que no consigue abandonar la senda bajista y prolonga la consecución de mínimos decrecientes, lo que hace presagiar un futuro delicado dentro del índice. Lo preocupante de esta semana es que hemos perdido, de manera sólida, el soporte relevante que teníamos y esta situación cambia radicalmente la lateralidad en la que estábamos sumidos, en la situación actual, incluso podríamos añorar dicha situación pasada ya que la negatividad parece haberse adueñado del mercado.

A nivel macroeconómico se siguen extendiendo las ayudas gubernamentales que todas las economías a nivel mundial necesitan. Estas medidas están adelantando un debate acerca de cómo se puede situar la inflación en niveles óptimos para la economía, ya que esta será clave para absorver las fuertes inyecciones de liquidez, también es cierto que el temor de mucha gente es que estas políticas económicas causen unos niveles de inflación que sean causante de problemas serios o futuras crisis.

En el plano corporativo seguimos viendo una clara espiral bajista dentro del sector bancario, en esta ocasión han sido Bankia y Caixabank las más afectadas, quedándose cerca de un recorte de casi un 3%, aun con la buena noticia de la pactada fusión, parece que el impulso e interés inversor se ha ido diluyendo con los días, ya que las dificultades a las que se enfrenta el sector bancario parecen no tener una temprana solución y todavía quedan reestructuraciones y ajustes fundamentales, dentro de las entidades que lo componen.