Viesgo: energía para el mundo que queremos

La eléctrica basa su estrategia de desarrollo sostenible en tres ejes fundamentales: transición energética, resiliencia frente al cambio climático y reto demográfico

El innovador centro de control y operación de la red de Viesgo, ubicado en el Parque Científico y Tecnológico de SantanderViesgo

El sector energético encara una etapa crucial de transformación en la que la capacidad de generación de energías limpias, la digitalización y la renovación de infraestructuras jugarán un papel fundamental para seguir haciendo de la industria energética un motor fundamental en la recuperación económica.

En este sentido, Viesgo ha puesto en marcha una estrategia de desarrollo sostenible que basa su razón de ser en tres ejes fundamentales: transición energética, resiliencia frente al cambio climático y reto demográfico. Todos ellos se apoyan en la constante apuesta por la innovación, presente en el ADN de la eléctrica desde sus inicios hace 114 años.

El plan de inversiones de Viesgo está dirigido principalmente a la reactivación económica, la modernización de instalaciones y la mejora del suministro. Se plantea como un facilitador para la transición energética por su integración de las energías renovables y da más protagonismo al consumidor. Para Miguel Antoñanzas, presidente de Viesgo, «este plan pretende dotar a su vez de resiliencia al sistema eléctrico frente al impacto del cambio climático y contribuir al desafío demográfico, llevando las inversiones a todas las áreas geográficas donde estamos presentes y favoreciendo la creación de empleo en las zonas más amenazadas por la despoblación».

Son ya muchos los proyectos innovadores puestos en marcha por Viesgo que profundizan precisamente en su estrategia de transición energética responsable y en el compromiso con el reto demográfico. Destaca en este sentido el proyecto de almacenamiento de energía desarrollado en la localidad cántabra de San Vicente del Monte, que permite garantizar el suministro eléctrico a poblaciones aisladas. El proyecto, que se está replicando en otros municipios del norte del país, consiste en el almacenamiento o captura de energía con el objetivo de ser usada en el momento en que sea necesario.

El sistema monitoriza la calidad de la energía suministrada por la red por lo que, ante una avería o corte del servicio eléctrico, envía un aviso automático al centro de control de Viesgo, que pone en marcha el operativo correspondiente para solucionar la incidencia. Al mismo tiempo, el sistema pasa a dar suministro a estos clientes directamente desde baterías de litio, por lo que se da continuidad al servicio eléctrico hasta el restablecimiento del suministro principal.

Esta iniciativa también contempla el aumento estacional de los consumos, consecuencia del incremento de población durante la época estival, y prepara el sistema para apoyar a la red convencional evitando incidencias ante un exceso de demanda energética coyuntural.

Electricidad, centro de la transición energética

El sector energético tiene que hacer frente todavía a una serie de retos pendientes que le permitan desarrollar su verdadero potencial, especialmente desde el punto de vista normativo. Viesgo defiende la necesidad de aumentar significativamente la inversión en las redes de distribución eléctrica para acelerar la necesaria recuperación económica y la transición energética. Tal y como indica el informe de la Agencia Internacional de la Energía, debemos prestar atención a la posible disparidad entre la inversión requerida para tener una red eléctrica inteligente digital y flexible, y la remuneración de los operadores de esas redes. Preocupa el riesgo de que no se realicen las inversiones necesarias debido a las estructuras regulatorias actuales.

La industria energética está llamada a convertirse en una de las claves fundamentales de una Europa más competitiva, más justa y sostenible, si bien es todavía imprescindible un trabajo coordinado entre las empresas y las administraciones para poner en marcha un plan de inversión en redes de distribución eléctrica que apoye las necesidades de la economía local y ayude a hacer frente al gran reto del cambio climático.

Para el presidente de Viesgo resulta primordial ejecutar esta transformación atendiendo a cinco aspectos clave: el papel de Europa, el potencial tractor del sector energético, los aspectos regulatorios y la financiación, la atención a la digitalización y, finalmente, el papel ciudadano.

La compañía continúa firme en su desempeño de reducir el impacto de la huella de carbono año a año, lo que la ha llevado a un descenso del 53% en su negocio de distribución durante el pasado ejercicio. La integración de la sostenibilidad en su actividad corriente, la apuesta por las energías renovables y la modernización de infraestructuras han permitido a la eléctrica avanzar en su objetivo de convertirse en la primera compañía eléctrica de España 100% descarbonizada.

Transformación sostenible

Los planes de innovación y digitalización de todos los procesos de Viesgo destacan también como pilares clave en la estrategia sostenible de la compañía. Sistemas que permiten monitorizar en tiempo real la capacidad de las líneas eléctricas, modelos predictivos y de analítica de datos que permiten reducir la energía perdida o programas para conocer el estado y predecir la vida útil de los diferentes activos de la red de distribución son solo algunos de los muchos ejemplos que convierten a Viesgo en una compañía puntera capaz de liderar el proceso de transformación digital en el sector.

Viesgo se esfuerza en estructurar un modelo de negocio sostenible y comprometido con el entorno, encabezando el camino del desarrollo hacia las energías renovables, la sostenibilidad, la modernización de las infraestructuras y la lucha contra el cambio climático, en línea con el propósito de la compañía «Energía para el mundo que queremos».