Calviño reconoce que la deuda pública la “van a pagar nuestros hijos y nuestros nietos”

Calviño niega su “guerra” con Podemos, pero carga contra la ley de alquileres. También ha contestado a las críticas del Banco de España por la subida de sueldos de pensionistas y funcionarios: “Me sorprende”

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia CalviñoÓscar J.Barroso Europa Press

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha defendido el alza en las pensiones y sueldos de los funcionarios porque está “absolutamente justificada” y las previsiones económicas del Gobierno porque "son “tremendamente prudentes”. Así ha querido zanjar en una entrevista en Antena 3 los reparos realizados ayer por el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, cuestionó duramente en el Congreso que los ingresos y gastos de los Presupuestos para el 2021 vayan a cumplirse, al estimar que hay “riesgos a la baja” sobre las proyecciones macroeconómicas que los sustentan y estimar que “son demasiado optimistas”.

También ha respondido al gobernador, que puso en dudas las previsiones oficiales de PIB, deuda y déficit, que se trata de estimaciones “extremadamente prudentes”, y recordó que el Gobierno se quedó corto en sus pronósticos sobre el tercer trimestre, cuando el PIB repuntó más de un 16%. “El Gobierno es extremadamente prudente en sus previsiones económicas, nos hemos quedado cortos en el tercer trimestre y las previsiones se superan al alza cuando se produce la realidad”. También ha defendido que no hay que tener “ni optimismo, ni pesimismo, hay que ser realista y basarse en los hechos”.

La vicepresidenta económica indicó también que para cubrir el esfuerzo económico para sustentar la ayudas el Tesoro emitirá este año 115.000 millones de euros en deuda pública y el próximo año otros 110.000 millones, y será “una deuda que habrá que pagar” entre todos “nosotros, nuestros hijos, nuestros nietos”. “Hemos actuado de forma decidida desde el primer día, pero tenemos que ser conscientes de que es un esfuerzo colectivo de la solidaridad muy intensa por parte de toda la población española”, reiteró.

Calviño también quiso zanjar los rumores sobre sus continuos enfrentamientos y desavenencias con Podemos a cuenta de la subida fiscal y ha asegurado que la mayoría de estos rumores son “falsos” y que “todos” en el seno del Gobierno están de acuerdo en hacer “ajustes” en el ámbito fiscal. Pese a que reconoció ciertas discrepancias, defendió que por ahora solo se han producido “algunos ajustes”, pero no la reforma fiscal “en profundidad” que se hará tras escuchar a una comisión de expertos para modernizar el sistema fiscal. El objetivo, ha apuntado, es asegurar que “todo el mundo paga los impuestos que debe”, por lo que los ajustes van en la dirección de las prioridades políticas, si bien el aumento de la recaudación en 2021 se prevé que proceda en su mayoría del crecimiento económico.

Eso sí, no dudó en mandar un recadito a sus socios de Gobierno en relación con la limitación de los precios de alquileres avanzado por el vicepresidente Pablo Iglesias, indicando que se trata de una cuestión “muy compleja” que “no se resuelve con una varita mágica ni una sola medida”, por ello en dos años y medio se han adoptado distintas medidas para movilizar el suelo público, mejorar la protección de los inquilinos, abordar el mercado de viviendas turísticas y medidas para evitar los desahucios durante la pandemia. “No hay que inducir a error a la gente de pensar que hay una medida que va a resolver todos los problemas en un mercado cuyos precios evolucionan de una manera tan rápida. No juzgo a las personas que lo defienden -poner tope a los precios-, pero son muchas las acciones que hay que tomar. No hay una solución única para los problemas que arrastramos desde hace muchísimo tiempo”, ha agregado.