Indra presenta su ambicioso plan para liderar el desarrollo sostenible

En el quinto aniversario de los 17 ODS de Naciones Unidas, refuerza su compromiso contra el cambio climático y para mejorar la vida de las personas y el planeta mediante la tecnología

Cuando hace cinco años 193 países aprobaron la Agenda 2030 en la sede de la Organización de Naciones Unidas, muchos pensaron que los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados se quedarían en una bonita declaración de intenciones. Sin embargo, cada vez más países, instituciones y empresas toman los ODS como guía para su actividad, ante una realidad que evidencia que el camino de la sostenibilidad es el único posible para luchar contra el cambio climático, reducir las desigualdades, impulsar la paz o el bienestar de los pueblos.

Indra quiere ponerse al frente de ese desarrollo sostenible y poner a su disposición todas las ventajas que su tecnología ofrece, como catalizadora y potenciadora de todo tipo de iniciativas que contribuyen mediante la innovación a dar respuesta a los retos sociales y medioambientales actuales y futuros. Para ello, ha diseñado un nuevo Plan Director de Sostenibilidad que incluye una amplia batería de iniciativas, objetivos e indicadores detallados.

«En Indra queremos ser el aliado tecnológico en la sostenibilidad de nuestros clientes y esa aspiración empieza por reforzar nuestro propio compromiso con el desarrollo sostenible. Hemos integrado la sostenibilidad en nuestra estrategia y estamos trabajando para que forme parte de nuestra cultura y sea un elemento que nos diferencie, buscando generar un impacto positivo en el planeta y en las personas, y crear valor a largo plazo para nuestros profesionales, clientes, inversores, proveedores y para la sociedad, en general», explica Manuel Ausaverri, director de Innovación, Estrategia y Sostenibilidad de Indra.

El nuevo Plan a tres años ha sido aprobado por el Consejo de Administración de Indra y cuenta con el máximo respaldo de la alta dirección. Entre sus objetivos están fortalecer el modelo de gobierno responsable de Indra, potenciar su tecnología con impacto en el desarrollo sostenible y contribuir activamente a combatir el cambio climático y proteger el medioambiente.

«Es un plan muy ambicioso, tanto por el volumen de iniciativas que engloba como por el nivel de exigencia que plantea», subrayan desde Indra. Y es que aborda aspectos como Buen gobierno, ética y transparencia; Planeta y Cambio Climático; Personas y Talento; Sociedad y Compromiso con la Comunidad; Oferta tecnológica con impacto; Relación con Grupos de Interés y Transformación Cultural. Sobre estos siete pilares surgen 28 iniciativas concretas y 62 indicadores clave de desempeño que miden su grado de avance e impacto real.

Indra considera capitales aspectos como inculcar un comportamiento ético y respetuoso con los derechos humanos en toda la organización; garantizar la mayor seguridad de la información, privacidad y protección de datos; reducir la huella de carbono y combatir el cambio climático; seguir generando empleo de calidad y fomentando la diversidad, la inclusión, el desarrollo del talento y las vocaciones STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics). Más aún, poner en valor la capacidad y potencial de su tecnología para un desarrollo sostenible y posicionarse como aliado tecnológico para la sostenibilidad de sus clientes.

Pero, además, Indra se plantea como objetivo desarrollar una oferta específica de soluciones tecnológicas para la sostenibilidad.

Crisis de la COVID

Durante de la crisis del coronavirus, Indra ya ha mostrado, por ejemplo, su potencial de impacto social, desarrollando rápidamente nuevas soluciones para dar respuesta a nuevos retos en materia de salud, seguridad, movilidad, etc.: desde tecnologías para dar apoyo logístico a las Fuerzas Armadas en lo peor de la crisis; la aplicación C-19 Pass, que permitió la vuelta al trabajo en oficinas de forma rápida, segura y sencilla; o soluciones de Industria 4.0. o destinadas al turismo para que las empresas pudieran responder a los retos planteados por la pandemia; hasta la aplicación Radar Covid, desarrollada para el Gobierno español para rastrear contactos; pasando por sistemas de control de temperatura para aeropuertos, control de aforo o pago con tarjeta bancaria para el transporte o retirada de efectivo en cajeros sin necesidad de tocarlos.

Con su nuevo Plan, Indra pretende incorporar, además, criterios ESG (Environmental, Social and Government) en el diseño y fabricación de sus productos y servicios. Igualmente, este año ha orientado la cuarta edición de su iniciativa de intraemprendimiento e innovación, Innovators, hacia la sostenibilidad y las soluciones poscovid, planteando a los profesionales retos con un fuerte componente social y medioambiental.

La «década de la acción»
Más allá de sus propias metas en sostenibilidad, fuentes de Indra explican que «nadie puede ser ajeno al cambio, ya que la legislación española y europea nos conduce en esa dirección. Los inversores se inclinan cada vez más hacia las empresas socialmente responsables, premiando a la compañía con una cotización más alta y una mejor financiación, y las nuevas generaciones buscan trabajar en empresas con sólidos desempeños sociales y medioambientales».
Pero, además, el desarrollo sostenible es visto por muchos como la mejor salida a la crisis provocada por la COVID-19.
Durante el evento que hace un par de semanas dio el pistoletazo de salida a la «década de acción» para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el propio secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, subrayó que «la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible está diseñada para abordar las mismas fragilidades y deficiencias que ha expuesto la pandemia por el coronavirus». «La transformación es posible y está ocurriendo en estos momentos de un modo adecuado en muchos lugares y con muchas innovaciones, así como con el compromiso de mucha gente», añadió.
Indra ya se ha puesto manos a la obra y ha reforzado ese compromiso con la sostenibilidad para ser protagonista del cambio.