¿Sigues estos trucos para gastar menos agua y luz? Te ayudarán a pagar menos en tus facturas

Apagar las luces al salir de la habitación o evitar colocar alimentos calientes en el frigorífico son algunos de los hábitos más extendidos entre los consumidores, según OCU

La razón principal de los españoles para ahorrar agua y luz es económica

Este año pasamos más tiempo en casa, por lo que el consumo energético de los hogares se incrementa. Además, la bajada de las temperaturas y el cambio horario que disminuye las horas de luz por la tarde influyen en el gasto eléctrico. Es cierto que un menor consumo significa un menor impacto negativo en el medio ambiente, pero la razón principal para ahorrar agua y luz es económica. Siete de cada diez usuarios admiten que el importe de los recibos influye en sus hábitos, según una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

La asociación también a preguntado sobre cuáles son los hábitos de consumo para ahorrar agua y energía que más utilizan los usuarios. El comportamiento más extendido es el de apagar las luces cuando se sale de una habitación, utilizado por el 72% de los encuestados. Le sigue el evitar colocar alimentos calientes en el frigorífico para que no ascienda la temperatura del electrodoméstico y se consuma energía de manera ineficiente, con el 68%. En tercer lugar, el 58% de los consumidores aprovecha al máximo la carga de la lavadora, mientras que el 57% prefiere tenderla en el tendedero en lugar de utilizar una secadora.

No está tan extendido el uso del lavavajillas de manera eficiente, ya que solo el 50% de los usuarios afirma llenarlo por completo antes de ponerlo en marcha. En el caso de tener contratado una tarifa de discriminación horaria, apenas el 48% de los clientes la aprovecha como debería y concentra el consumo durante las horas valle, cuando la energía es más barata. Los programas de baja temperatura también consumen menos energía, pero la mayoría de los usuarios no los utilizan. Además, solo el 40% de los encuestados admite que apaga el interruptor de las regletas cuando no se están utilizando.

En cualquier caso, la OCU sostiene que la mayoría de los ciudadanos tiene buenos hábitos de consumo para gastar menos agua y energía, y detecta que el problema está en la eficiencia energética de las viviendas. Solo uno de cada diez encuestados cree que su casa es eficiente, mientras que el 20% afirma que su inmueble no cuenta con un correcto aislamiento térmico, uno de los problemas más caros de solucionar por la elevada inversión que requiere una reforma de la envolvente de los edificios.

¿Qué equipamiento puede ayudar a reducir el consumo?

Algunos equipamientos más populares para reducir el recibo energético son el uso de bombillas de bajo consumo (utilizado por el 76% de los consumidores), las regletas energéticas con interruptor de apagado (56%) y las ventanas con un correcto aislamiento (50%).

Otras opciones para bajar el consumo cuyo uso está menos extendido son la instalación de grifos y duchas eficientes (35%), persianas y toldos para aprovechar la luz del sol o para aislar la vivienda del frío exterior (31%), tarifa de discriminación horaria (27%), bomba de calor para calefacción (22%) y, por último, un correcto aislamiento térmico (19%).