¿Por qué el agua cotiza en Wall Street?

El precio de este recurso natural fluctuará ahora como lo hacen el petróleo, el oro o el trigo. Su entrada en el mercado de futuros de materias primas pretende alcanzar una mejor gestión frente a la escasez

Imagen de la Bolsa de Nueva York a principios de diciembre
Imagen de la Bolsa de Nueva York a principios de diciembreCourtney CrowAP

El agua ha comenzado a cotizar en el mercado de futuros de materias primas de Wall Street debido a la escasez de este bien, cuyo precio fluctuará ahora como lo hacen el petróleo, el oro o el trigo, en base al índice Nasdaq Veles Califonia Water (NQH2O). Josep Bertran, profesor del Área de Finanzas y director del Máster de Bolsa y Mercados Financieros de EAE Business School, explica cuál es el objetivo de esta operación, cómo afectará a la gestión de este recurso natural y si esta práctica se puede extender a otros países.

¿Qué es el mercado de futuros?

“Los mercados de futuros hace años que existen. El de Chicago surgió en el siglo XIX y fue el primer mercado de futuros de cereales”, explica Josep Bertran. Son mercados en los cuales se negocian contratos de futuro. Básicamente, se pacta el precio de un activo para una fecha futura. Por ejemplo, el comprador firma hoy un contrato de futuro para la cosecha de trigo del verano de 2021. Llegado el momento, deberá comprarlo a ese precio, aunque si hay muy buena cosecha el coste puede ser menor. El vendedor de futuro tiene el riesgo contrario, perder dinero, porque si hay mala cosecha el precio del trigo subirá por encima del precio que ya pactó.

¿Qué es el Nasdaq Veles Califonia Water Index?

El Nasdaq Veles Califonia Water Index es un índice que mide la evolución de los precios del agua. “Los agricultores compran y venden agua. En años de sequía, el precio del agua sube porque es un bien escaso. Este índice sigue esa evolución del precio del agua”, aclara Josep Bertran.

¿Por qué el agua ha comenzado a cotizar en Wall Street?

Josep Bertran explica que California tiene serios problema de agua, el río Colorado está a mínimos, el consumo de agua es creciente, en los últimos años han aumentado los incendios y el clima es más errático. “Se prevé que en pocas décadas el agua sea un bien muy escaso. El problema es que además es un bien imprescindible para la vida”, advierte Bertran. El precio del agua en California se ha duplicado en el último año según el índice Nasdaq Veles Califonia Water. Por ello, según los expertos, la llegada el agua al mercado de materias primas permitirá una mejor gestión del riesgo futuro vinculado a este bien y agricultores, fondos o municipios podrán protegerse o especular ante los cambios en el precio del agua.

Lo que se pretende con estos contratos es, por parte del comprador, protegerse de una subida del precio del agua, y por parte del vendedor, asegurarse un precio mínimo de venta. En el lado de la compra, esto afecta sobre todo a los agricultores, ya que en California hay una agricultura intensiva de regadío.

Si por ejemplo, el comprador firma un contrato de 1 millón de litros a 1 dólar el litro con fecha de vencimiento en marzo, llegada esa fecha deberá adquirir el agua a ese precio, aunque su coste en ese momento sea mayor o menor. Si por ejemplo, en marzo de 2021 el agua cuesta 1,5 dólares el litro, el vendedor saldrá perdiendo, pero la balanza quedará a cero, porque la subida (o bajada, en función de lo que ocurra), la estará asumiendo una de las partes. Por otro lado, estos contratos de futuros no requieren entrega física de agua, son puramente financieros, basados en el precio semanal promediado entre las cinco principales cuencas de California hasta 2022.

¿Esta práctica solo afectará a California o se extenderá a todo el mundo?

No es lo mismo la necesidad de agua que puede haber en España, con la que puede haber en Noruega o Finlandia. E incluso en el ámbito nacional, Galicia no tiene los mismos problemas de agua que Murcia, explica el profesor del EAE Business School. Por lo tanto, sería muy difícil generalizar esta medida a todo el mundo, aunque Josep Bertran no descarta que pueda haber mercados locales.

¿Es lícito dejar que se especule con este recurso natural?

El mercado de futuros se puede utilizar de varias formas. “Una es la especulación, que es anticipar la tendencia de un precio para ganar dinero; otra es hacer cobertura, su objetivo no es ganar dinero sino no perderlo; y luego está el arbitraje, que en el caso del agua sería más difícil”, explica a LA RAZÓN este experto en finanzas. La clave estará en el uso del agua. El mercado no puede fijar el precio del agua para todos los usos, ya que no es lo mismo el agua para consumo humano que el agua para crear un campo de golf o llenar un piscina. En estos dos últimos casos el uso del agua no es imprescindible. “El agua destinada a consumir si es un bien social. Se podría discriminar por precios en función del uso del agua”, añade.