Las 5 dudas más comunes sobre los préstamos preconcedidos de los bancos

El banco utiliza los datos que tiene de nosotros como clientes (ahorros, ingresos, movimientos en la cuenta…) para analizar nuestro perfil

FOTO: Cristina Bejarano

Los préstamos preconcedidos son una de las respuestas de las entidades bancarias para poder competir con los créditos rápidos que ofrecen otras compañías crediticias. Generalmente, los conceden los bancos en los que tenemos la nómina domiciliada, aunque también podrían concederlos entidades donde tenemos ahorros o inversiones. Básicamente, el banco utiliza los datos que tiene de nosotros como clientes (ahorros, ingresos, movimientos en la cuenta…) para analizar nuestro perfil y concedernos un préstamo acorde a nosotros. Con los préstamos preconcedidos podremos conseguir el dinero en el mismo día, sin entregar documentación y con un proceso completamente online. El comparador financiero HelpMyCash.com resuelve las dudas más comunes con respecto a este tipo de financiación.

1. ¿Cómo saber si tenemos un préstamo preconcedido con nuestro banco?

Es muy fácil. Es una ventaja que ofrece el banco, por lo que nos llegará publicidad en la aplicación, en la banca online, por SMS o en el propio cajero automático. Además, también podremos comprobarlo en la sección de financiación de la banca online, llamando por teléfono a su servicio de atención al cliente o directamente en una oficina de manera presencial.

2. ¿Las condiciones son diferentes a las de sus ofertas de créditos al consumo?

Depende de cada banco y de nuestro perfil. Es común que la oferta esté personalizada y acorde a nuestro perfil. Por ejemplo, tendremos un límite máximo más alto o más bajo que la oferta general y un interés y un plazo adaptado a la cantidad que nos conceden. Dependerá de nuestros ingresos, nuestra vinculación y de la antigüedad en la entidad.

3. ¿Y si quiero más dinero del que me ofrecen con el preconcedido?

Aunque cada oferta es personalizada, es común que los préstamos preconcedidos ofrezcan cantidades más bajas de las que pudiésemos necesitar. Esto se debe a que mientras más cantidad de financiación pidamos, más a fondo y más actual deberá ser el análisis que realice el departamento de riesgos.

Si la oferta del préstamo preconcedido no nos convence, lo mejor es pedir la financiación por el método tradicional a nuestra entidad y, además, comparar tres ofertas adicionales. Así, podremos conseguir, por un lado, conocer a qué condiciones podremos acceder y cómo está el mercado actual y, por otro lado, nos ayudará a negociar con nuestro banco si obtenemos una mejor oferta.

Actualmente, varias entidades ofrecen préstamos sin cambiar de banco cuyas cuotas podemos domiciliar en cualquier entidad. Por ejemplo, el Crédito Proyecto de Cofidis no requiere ningún tipo de vinculación, ya que las cuotas se domicilian en nuestro banco de siempre, no tiene comisiones y nos permite financiar cualquier proyecto con un importe de hasta 15.000 euros a devolver en hasta ocho años y desde el 5,05% TAE. Gracias a este tipo de crédito, si acabamos solicitando financiación en otro banco, no tendremos que abrir una nueva cuenta.

4. ¿Puede el banco quitarme un préstamo ya preconcedido?

Sí. Al igual que lo ofrece sin que lo pidamos, también podrá dejar de ofrecerlo. Aunque una de las razones puede ser que nuestro perfil económico haya empeorado, esta no es la única razón por la que ocurre, nos explica HelpMyCash.com.

Puede ser porque al banco no le interese dar más financiación preconcedida, porque tengamos otro préstamo con otra entidad o porque los criterios de aprobación se hayan endurecido.

5. Si no tengo un crédito preautorizado, ¿puedo conseguir financiación en mi banco?

Sí. Aunque no tengamos un préstamo preconcedido, siempre podemos solicitar un préstamo al banco, ya sea presencialmente o por Internet. Una vez enviada la solicitud, la entidad analizará nuestro perfil y decidirá si aprueba o rechaza nuestra petición.