El descalabro de Ecoener en bolsa retrasa el estreno de la navarra Opdenergy

Las acciones de la renovable gallega cayeron un 15% en su estreno aunque hoy se frena la sangría

El logotipo de Ecoener decora la fachada del Palacio de la Bolsa en Madrid con motivo de su debut, ayer, en bolsa
El logotipo de Ecoener decora la fachada del Palacio de la Bolsa en Madrid con motivo de su debut, ayer, en bolsaVega Alonso del ValEFE

Opdenergy ha decidido aplazar su salida a bolsa, prevista para el 7 de mayo, “a la vista a la vista de las inestables condiciones de los mercados en su conjunto y para las compañías de energías renovables”, ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El descalabro sufrido ayer por la gallega Ecoener, cuyos títulos se depreciaron más de un 15,25%, ha sido determinante para la decisión de la renovable navarra.

Las acciones de Ecoener, que redujo su oferta inicial en bolsa ante la debilidad de la demanda, se aprecian hoy levemente, apenas un 0,4%.

Opdenergy tenía previsto comenzar a cotizar el viernes y había establecido una horquilla de precios de sus acciones de entre 4,26 y 5,2 euros por acción, lo que situaba su capitalización bursátil en entre 826 y 926 millones de euros.

Con su salida a bolsa, Opdenergy esperaba obtener unos fondos brutos de aproximadamente 375 millones de euros mediante la colocación de acciones de nueva emisión (oferta pública de suscripción).

Esta oferta podía ampliarse con la venta de acciones existentes (oferta pública de venta) por hasta un 10% del capital (37,5 millones de euros) en manos de Aldrovi, Jalasa Ingeniería y Marearoja).

En la operación participan Banco Santander, Citigroup, Alantra, Bank of America, Joh. Berenberg, Gossler & Co, RBC Capital Markets, Evercore y Rothschild.

Con su salida a bolsa, la productora de energía esperaba acelerar su plan de negocio y convertirse en un agente a gran escala en Europa y América.

Asimismo, buscaba desempeñar un papel activo en la transición hacia la inversión medioambiental, social y de gobierno corporativo, y confía en seguir desarrollando proyectos de energías renovables en sus mercados con una estrategia rentable y orientada al negocio.

La cartera de proyectos de la compañía en operación, listos para entrar en operación y en fase de construcción incluye 13 plantas solares fotovoltaicas y una planta eólica terrestre, con una capacidad instalada bruta de unos 583,7 MW (incluyendo dos plantas en las que no posee una participación mayoritaria) y una capacidad instalada atribuible de 468,3 megavatios (MW).

Además, tiene una cartera de proyectos en desarrollo de unos 9,4 gigavatios (GW) de capacidad bruta total, de los cuales aproximadamente 3,7 GW corresponden a proyectos en las fases más desarrolladas.