Opinión

Europa: 15 veces el PIB ruso

Respecto a su economía, deja mucho que desear tras el fracaso de casi tres cuartos de siglo de comunismo

El presidente ruso, Vladímir Putin
El presidente ruso, Vladímir Putin FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Conviene no volvernos locos. Después de casi 25 años de Putin, es Rusia la que va camino de convertirse en intrascendente en términos económicos. El inquilino con más años manejando los hilos del Kremlin, si exceptuamos a Stalin, ha recuperado unas fuerzas armadas bien aseadas desde que se reinstauró la dictadura. Sin embargo, pese al crecimiento en el arranque de siglo y de contar a su favor con ingentes reservas de gas natural, su poderío está muy lejos del europeo, al margen de las armas. El mayor país del mundo por superficie apenas dispone de 150 millones de habitantes, muchos de ellos con poco aprecio hacia la cúpula política de la federación, de mayoría eslava. Solo la Unión Europea tiene el triple de población y un país como Bangladés le sobrepasa con creces en 75 millones de habitantes.

Respecto a su economía, deja mucho que desear tras el fracaso de casi tres cuartos de siglo de comunismo. Hoy el PIB de Rusia, inflado hasta los topes, es equivalente al de España, Australia o Brasil, dependiendo del ciclo de precios de los hidrocarburos, uno de sus principales recursos. De hecho, el PIB de toda Europa, Reino Unido incluido, es casi quince veces el ruso.

Sobre las posibles alianzas con China yo no me preocuparía. Para empezar, porque no se pueden ni ver. Además, China depende más de la demanda de Estados Unidos y de la UE de lo que los propios chinos desearían. Basta con apretar un botón y mañana mismo India, una democracia, ocupa su lugar en el mapa como centro de producción global. Lo que, por cierto, nos ahorraría varias semanas en los transportes, equivaldría a menos gasto en energía y combustible y supondría un evidente ahorro en los costes de producción. Y los indios hablan inglés. Bangladés es otra buena opción, ahorrándonos el paso por el Estrecho de Malaca. O una combinación entre ambos, para no irritar a India.

Si me apuran, hasta Nigeria nos serviría como puente. Un país cristiano de habla inglesa que tendrá mayor población que EEUU a mediados de siglo. Y está ahí al lado: ni Malaca ni Ormuz. Un sueño. Rusia es un enemigo militar temible, pero hoy las guerras se pueden ganar de muchas formas sin mancharse las manos.