España se autoexcluye del proyecto de futuro helicóptero europeo para la OTAN

Francia, Alemania, Grecia, Italia y Reino Unido lanzaron el programa al que ahora se ha unido Países Bajos y por el que también mostró interés Madrid, sin que se haya concretado hasta ahora

Helicópteros como el AW-101 son los que se quieren sustituir con el nuevo modelo de la OTAN
Helicópteros como el AW-101 son los que se quieren sustituir con el nuevo modelo de la OTAN FOTO: La Razón (Custom Credit)

La OTAN ha hecho público que seis de sus miembros, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Reino Unido y Países Bajos, han acordado desembolsar de 26,7 para definir el futuro de sus flotas de helicópteros en el marco del proyecto Next Generation Rotorcraft Capability (NGRC). Este programa dio sus primeros pasos en en noviembre de 2020 con los cinco primeros países citados, a los que ahora se ha sumado Países Bajos: todos ellos suscribieron entonces un plan con este objetivo bajo la fórmula de proyecto de alta visibilidad (HVP) de la OTAN.

También en este contexto, a principios del año pasado el director de Política de Productores y Estrategias de Airbus Helicopters, Jerome Combe, propuso a la firma italiana Leonardo unir esfuerzos de cara al programa NGRC. En este mismo marco se encuentran los planes liderados por la Alianza Atlántica para el desarrollo de una aeronave de ala rotatoria a lo largo de la próxima década y media, al que también aspiran las compañías estadounidenses Sikorsky y Boeing. Estas dos firmas dieron a conocer en enero de 2021 su oferta conjunta para la competencia de futura aeronave de asalto de largo alcance (FLRAA) del Ejército de Estados Unidos).

Con este enfoque se augura una competición en el sector protagonizada por las compañías estadounidenses y europeas del sector, en el que se deberá dilucidar de qué lado del Atlántico será el producto que alcance el éxito.

¿Qué es el NGRC?

El proyecto para construir un nuevo helicóptero de alta capacidad ha generado un marco multinacional bajo el cual sus participantes pueden combinar esfuerzos para trabajar en el diseño, desarrollo y entrega de un helicóptero mediano polivalente.
Una cantidad significativa de los aparatos actualmente en servicio en los países que forman parte de la OTAN llegará al final de su ciclo de vida en el período 2035-40, con la consiguiente necesidad de reemplazos, según explica la propia Alianza Atlántica. Todos los modelos existentes se basan en diseños que datan del siglo XX.
El objetivo de la iniciativa NGRC es responder a este próximo requisito, de manera oportuna y rentable, al mismo tiempo que aprovecha una amplia gama de avances recientes en tecnología, métodos de producción y conceptos operativos.
El NGRC tiene como objetivo reemplazar los helicópteros polivalentes medianos actualmente en servicio, como el AW-101. La OTAN diferencia entre tres clases diferentes de capacidades de elevación vertical, o generalmente conocidas como helicópteros: ligeras, medianas y pesadas. La diferencia radica en la carga útil que se puede transportar.
La fase de concepto de NGRC se centrará inicialmente en capacidades polivalentes medias, teniendo en cuenta la velocidad de la evolución tecnológica y los requisitos futuros de los participantes.
Luego de discusiones preliminares sobre los requisitos futuros, los ministros de Defensa de Francia, Alemania, Grecia, Italia y Reino Unido decidieron lanzar la iniciativa multinacional NGRC a través de la firma de una Carta de Intención en noviembre de 2020. Luego de este acuerdo, los cinco países han comenzado a trabajar en la definición de una Declaración de requisitos sólida para tener una fase de concepto y un plan de cooperación de varias fases con el objetivo de definir, desarrollar y desplegar la capacidad de NGRC.
En junio de 2022, los ministros de estos países lanzaron la Etapa de Concepto del Proyecto mediante la firma de un Memorándum de Entendimiento. En esta ocasión, Países Bajos también se unió al proyecto para llevar el número total de participantes hasta seis. En cooperación con la industria, los participantes comenzarán desde cero para explorar cómo hacer coincidir sus necesidades con la última tecnología del mercado, analizando opciones como la propulsión híbrida y eléctrica, una arquitectura de sistema abierto sistemática y la entrega de soluciones radicalmente mejoradas. Las naciones seleccionaron a la Agencia de Adquisiciones y Apoyo de la OTAN (NSPA) para ejecutar la Etapa de concepto.

¿Por qué es importante?

Las capacidades polivalentes verticales desempeñan un papel crucial en la estructura de fuerzas de los aliados de la OTAN. En este contexto, los helicópteros polivalentes medianos ofrecen un alto grado de versatilidad. Su uso operativo incorpora una amplia gama de misiones, incluidas operaciones tácticas como: inserción y extracción de Fuerzas de Operaciones Especiales (ver también: iniciativa MSAP); transporte de carga y tropas de tamaño pequeño y mediano hacia, desde y dentro de los teatros de operaciones; Evacuación médica; búsqueda y rescate; y guerra antisubmarina. Su tamaño les permite despegar y aterrizar en áreas restringidas topográficamente, como claros de bosques o cadenas montañosas, lo que aumenta su flexibilidad operativa. Al presentar un diseño de helicóptero compartido, la iniciativa NGRC tiene como objetivo aumentar la interoperabilidad entre los aliados participantes.

¿Cómo funciona?

El Proyecto de Alta Visibilidad de NGRC proporciona un enfoque estructurado bajo el cual los participantes pueden decidir paso a paso diseñar, desarrollar y eventualmente adquirir la próxima generación de capacidades de giroaviones medianos de múltiples funciones.

Claves

1. Hay dos tipos diferentes de aeronaves: de ala fija y de ala rotatoria. La iniciativa NGRC se centra en el ala rotatoria, lo que significa que la sustentación se proporciona mediante palas de ala giratorias o palas de rotor y no por aire que fluye sobre un ala fija.
2. Las “Capacidades de elevación vertical” no solo incluyen helicópteros, sino también aviones de rotor basculante como el V-22 Osprey operado por los EE. UU., un híbrido entre un avión de ala fija y uno de ala giratoria.
3. Algunas de las capacidades actuales de los helicópteros de carga media en servicio de los aliados se basan en desarrollos de fuselajes de los años 50 y 60. Las actualizaciones constantes en las últimas décadas, como la introducción de cabinas de vidrio o nueva aviónica, han asegurado que las capacidades sigan siendo relevantes desde el punto de vista operativo.

Madrid, fuera de momento

Hace un año trascendió el interés de Países Bajos y España por sumar sus fuerzas a la iniciativa de los cinco países europeos que suscribieron el acuerdo original en el último trimestre de 2020. Ahora, el anuncio oficial fechado por la OTAN el jueves, confirma la entrada de Ámsterdam al tiempo que evidencia que Madrid, al menos de momento, no ha entrado en este proyecto que tiene el horizonte puesto en el final del ciclo de vida de numerosos helicópteros actuales en el período comprendido entre 2035 y 2040 “y más allá, con la consiguiente necesidad de reemplazos”, de acuerdo con sus artífices.

El comunicado emitido por la organización ahora sobre este compromiso desataca que, en colaboración con la industria, estos seis países partirán ahora “de una hoja en blanco para explorar cómo adaptar sus necesidades a la última tecnología del mercado, estudiando opciones como la propulsión híbrida y eléctrica, una arquitectura de sistemas abierta y sistemática, y el suministro de características de vuelo radicalmente mejoradas”.

En palabras del vicesecretario general de la OTAN, Mircea Geoană, “este es un claro ejemplo de la colaboración entre la OTAN y los aliados para aprovechar la rápida evolución de la tecnología en beneficio de nuestras capacidades militares. Al invertir nuestros recursos y canalizar nuestro desarrollo a través de un marco multinacional, nos aseguramos de que los aliados están equipados con el mejor material disponible”.