Internacional

Alemania dará un cheque de 300 euros a los pensionistas y 200 a los estudiantes para paliar la crisis energética

Aprueba un nuevo paquete de ayudas de 65.000 millones de euros. Scholz asegura que Rusia “no es un proveedor de energía fiable”

El canciller alemán Olaf Scholz (SPD), atienda a la prensa este domingo 4 de septiembre en Berlín
El canciller alemán Olaf Scholz (SPD), atienda a la prensa este domingo 4 de septiembre en Berlín FOTO: Michael Kappeler AP

El canciller alemán, Olaf Scholz, ha asegurado este domingo que Rusia no es un “proveedor de energía fiable” después de que el Gobierno haya acordado un nuevo paquete de ayuda de más de 65.000 millones de euros para paliar la crisis energética. En este sentido, el canciller alemán ha resaltado que “la Rusia de Putin no cumple con el contrato” de suministro desde hace tiempo. “El detonante de esta situación tan tan difícil es la invasión de Rusia a Ucrania”, ha dicho, añadiendo que, a pesar de todo, podrán superar el invierno.

“Se trata de conducir a nuestro país con seguridad a través de esta crisis”, ha explicado Scholz, agregando que, en vistas a las preocupaciones de los ciudadanos por la subida del precio de la luz, se están tomando “en serio” la situación. Las conversaciones entre el Partido Socialdemócrata alemán (SPD), los Verdes y el Partido Democrático Libre (FDP) han arrancado esta mañana en la capital alemana, Berlín, y han terminado con un acuerdo de coalición que permitirá aliviar la presión de los hogares alemanes.

Los pensionistas recibirán el 1 de diciembre una ayuda única para el precio de la energía de 300 euros, que será de 200 euros en el caso de los estudiantes universitarios. Asimismo, habrá un precio reducido para un determinado consumo básico de electricidad. Para el consumo adicional por encima de ese valor, el precio no estará limitado.

El Gobierno también prevé introducir un nuevo abono reducido para el transporte regional en todo el país, con un precio que rondará entre los 49 y 69 euros al mes. La financiación de este subsidio tiene que ser aprobada todavía por los gobiernos regionales.

Cierre sospechoso del gas

El Gobierno de Alemania aseguró el viernes que el suministro de gas está plenamente garantizado, a pesar de un “tenso” contexto que sumó un nuevo capítulo con el anuncio del cierre indefinido del gasoducto ‘Nord Stream 1′. El gigante ruso Gazprom anunció que el cierre que en principio iba a ser temporal --de tres días, hasta este sábado-- será indefinido, después de que se haya detectado una fuga de aceite durante las labores de mantenimiento de la única turbina que seguía activa.

Foto suministrada por Gazprom en la que se ve la supuesta fuga de aceite por la que Rusia ha parado el suministro de gas a Alemania través del gasoducto Nord Stream
Foto suministrada por Gazprom en la que se ve la supuesta fuga de aceite por la que Rusia ha parado el suministro de gas a Alemania través del gasoducto Nord Stream FOTO: RUSSIAN GAZPROM PRESS SERVICE/ H EFE

A Gazprom, que controla la infraestructura que conecta Rusia con Alemania por debajo del mar Báltico, poco le importó que la Unión Europea (UE) tachara de “falacia” el argumento esgrimido para justificar el corte del Nord Stream. Tampoco que la empresa alemana Siemens Energy, fabricante de la turbina afectada por la supuesta fuga en la estación compresora de Portovaya, la única aún en funcionamiento, dijera que eso no era un motivo para detener el suministro.

Según Gazprom, el Servicio Federal de Supervisión Técnica de Rusia (Rostejnadzor) advirtió de que el problema detectado no permitía garantizar la explotación segura de la turbina. Indicó que representantes de Siemens verificaron la presencia del fallo y que la eliminación completa de la fuga “solo es posible” en un taller especializado de la compañía, como ocurrió recientemente con otro motor que fue reparado en Canadá, pero que aún no ha llegado de vuelta de Alemania a Rusia. La empresa alemana respondió de inmediato que la fuga “no constituye una razón técnica para detener el funcionamiento” del Nord Stream, ya que puede ser sellada “in situ”. La Agencia Federal de Redes de Alemania coincidió en subrayar que “las deficiencias alegadas no constituyen técnicamente una razón para suspender las operaciones”.

Gazprom aseguró hoy que Siemens “participa en los trabajos de reparación de acuerdo con el contrato actual, detecta fallas, firma un acta sobre la detección de fugas de aceite y está lista para repararlas”, pero que “simplemente no hay lugar para reparar”. Más allá de las disputas técnicas, para Europa la medida tomada por Rusia no es una sorpresa, sino un “pretexto falaz” y “otra confirmación de su falta de fiabilidad como proveedor”, según dijo el portavoz de la Comisión Europea (CE), Eric Mamer.

Las reservas de gas en Alemania rondan el 85 por ciento de la capacidad total. El Gobierno alemán había fijado por decreto que debía alcanzarse al menos este porcentaje hasta el 1 de octubre, por lo que el objetivo se ha cumplido con un mes de antelación. Sin embargo, los niveles pueden volver a bajar.