Así es la cesta de la compra que Alberto Garzón pide a los supermercados: huevos camperos, pescado azul, carne de ave y conejo

La guía de referencia elaborada por el Ministerio de Consumo se centra en los productos frescos “saludables y asequibles” y recomienda evitar los platos preparados

Cesta de la compra
Cesta de la compra FOTO: James Hardy ©GTRESONLINE

El encarecimiento de los alimentos es una realidad a la que se tienen que enfrentar todos los consumidores, por lo que no es de extrañar que pocos productos sobrevivan a una inflación que continúa sin tocar techo. Tanto es así, que llenar la cesta de la compra costará a los españoles 830 euros más que el año pasado, según un análisis de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Ante esta problemática, la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz propuso a principios de septiembre topar los precios de una cesta de productos básicos en los supermercados para frenar así estas subidas. No obstante, a raíz de las numerosas críticas que recibió su propuesta inicial, Díaz apostó por negociar con la gran distribución una cesta de la compra de productos básicos con precios “congelados” o “limitados” durante una semana, en la cual deben incluirse proteínas y frescos, productos de calidad y también para celiacos que sean asequibles para las familias al menos hasta después de Navidades.

Es por ello que para facilitar la creación de estas cestas de la compra a las distribuidoras interesadas, el Ministerio de Consumo que dirige Alberto Garzón trasladará este viernes una guía de referencia con aquellos productos que considera esenciales, “nutricionalmente de calidad, saludables y sostenibles”. De esta manera, el Ministerio propone una lista de la compra con huevos camperos, ave, conejo, vegetales y sin platos preparados, y aconseja cocinar al vapor, usar la olla y el microondas fomentando así también el ahorro energético en la cocina.

En esta línea, el listado elaborado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) recoge aquellos productos prioritarios para una alimentación “saludable y asequible”, que responde al compromiso del ministro del área, Alberto Garzón, al hilo de la segunda propuesta realizada por la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. Asimismo, esta guía se envía días después de la polémica suscitada por la cesta de la compra elaborada por Carrefour ya que esta no contenía ningún producto fresco.

Para la selección de estos alimentos se han tenido en cuenta las recomendaciones de la agencia, no solo para la distribución de los productos en la tres comidas diarias, sino también en el modo de consumo, con el objetivo de completar una ingestión diaria que sea “nutricionalmente equilibrada”.

La propuesta de productos esenciales en la lista de la compra incluye recomendaciones para los siguientes grupos de alimentos: hortalizas y frutas, cereales, patatas y otros tubérculos, proteínas y platos preparados. Según Aesan, las hortalizas y frutas, con prioridad las de temporada, “deben constituir la principal ingesta diaria en las tres comidas”.

El segundo bloque de alimentos son los cereales -pan, arroz, pasta-, que se recomienda que sean integrales; y el tercero, las patatas y otros tubérculos, que se pueden consumir a diario, pero “su aportación nutricional es muy limitada” aunque calórica, recomendando así que se limite.

El cuarto bloque hace referencia a las proteínas, las cuales enmarcan una “amplia gama” de alimentos tales como las legumbres, los frutos secos, el pescado azul, los huevos (preferiblemente de gallinas camperas), y la carne (las más saludables la de ave y conejo); los cuales pueden combinarse “tanto diaria como semanalmente para asegurar la aportación de proteínas de forma variada y asequible”.

Por último, los platos preparados “han de tener una presencia reducida en la cesta de la compra”, y además estar elaborados con los productos mencionados previamente. Asimismo, esta cesta no incluye bebidas, ya que “el agua corriente es la bebida de elección”.

En definitiva, para una alimentación saludable, se recomienda que el 50% de la dieta esté integrada por frutas y vegetales, el 25% de cereales, preferentemente integrales, y el 25% restante de proteínas. En cuanto a la frecuencia de estos alimentos, la guía recoge el consumo de frutas y verduras cuatro veces al día; los cereales en el desayuno, comida, merienda y cena y patatas en las comidas centrales del día. Respecto a las proteínas, esto dependerá de si son de origen vegetal o animal, por lo que se recomiendan los frutos secos para cualquiera de las ingestas del día, mientras que las carnes, huevos y pescados están indicados para la comida y la cena.

Asimismo, esta guía además recoge consejos sobre la preparación de los alimentos basados en el “alto coste de la energía”, recomendando el uso del microondas, olla o cocción al vapor bajo el punto de vista de consumo de energía de los electrodomésticos. “También es recomendable, en este sentido, elaborar cantidades grandes que se congelen y consuman posteriormente. Pueden incluirse también presentaciones que minimicen el consumo energético en el hogar (por ejemplo, legumbres ya cocidas)”, explican en el documento.