Contrato

Glovo, Uber Eats y Just Eat, en el punto de mira de Garzón: Consumo se gasta 43.000 euros en estudiar si su comida es saludable

El departamento de Alberto Garzón plantea que la popularización de estas aplicaciones aumenta la exposición a alimentos altos en grasas y azúcares

El ministro de Consumo, Alberto Garzón. Gustavo Valiente / Europa Press
El ministro de Consumo, Alberto Garzón. Gustavo Valiente / Europa Press Gustavo Valiente Europa Press

Alberto Garzón, ministro de Consumo, sigue la estela de Yolanda Díaz y pone el foco en las plataformas de reparto de comida a domicilio. Según ha adelantado Voz Pópuli y ha podido comprobar LA RAZÓN, el Ministerio de Consumo ha adjudicado un contrato por 43.447,04 euros a la compañía Field Work & Data para que realice un estudio sobre “la implantación, estructura y la oferta alimentaria” en las principales plataformas de “delivery” que operan en el mercado español. Básicamente, el objetivo del estudio es comprobar si la oferta de comida en aplicaciones como Glovo, Uber Eats o Just Eat es o no saludable, tal y como queda expuesto en la memoria justificativa del contrato.

Este documento, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, expone el auge que ha experimentado el servicio de entrega de comida a domicilio y se centra en los agregadores, plataformas que “ponen en contacto a una selección de restaurantes que ofrecen sus servicios a domicilio con los usuarios que deseen consumir sus productos en su propio hogar, gestionando el transporte y la entrega de los pedidos”. En España, Glovo, Uber Eats y Just Eat son las plataformas que concentran la mayor parte de pedidos y donde se pueden encontrar desde grandes cadenas a pequeños restaurantes.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, adscrita al Ministerio de Consumo, se muestra preocupada por la calidad nutritiva de la comida que se oferta en estas aplicaciones, cada vez más populares. Para defender su postura, la memoria justificativa del contrato cita que, según un informe de la OMS, “los alimentos que se consumen fuera del hogar (OOH, del inglés out of home) tienden a ser menos saludables que los alimentos preparados en casa, debido a su mayor densidad energética y su mayor contenido en sal, grasas saturadas, grasas trans y azúcares”. Según este mismo informe, “las aplicaciones de entrega de comida a domicilio permiten aumentar el acceso a la oferta de alimentos preparados fuera del hogar, pudiendo aumentar la posibilidad de exposición y consumo de alimentos y bebidas con alta densidad energética, sal, grasas saturadas y azúcares libres”, expone el Ministerio de Alberto Garzón.

Aunque la Agencia cita algunos estudios que ya respaldan la teoría de que las bebidas y las comidas preparadas altamente procesadas constituyen la mayoría de la oferta en las aplicaciones de comida a domicilio, considera que la investigación sobre el contenido nutricional de las comidas más solicitadas no es suficiente, por ello procede a solicitar este estudio.

¿Qué analizará el estudio?

Según el pliego de prescripciones técnicas, el informe encargado a Field Work & Data deberá contener “información sobre la oferta alimentaria de las aplicaciones agregadoras presentes en España” en función de: la ubicación del usuario, criterios de población y nivel de renta. Además, también deberá recopilar datos sobre la “sobre la implantación y grado de penetración de las plataformas de servicio de comida a domicilio”.

En cuanto al análisis de la oferta de alimentos y bebidas de cada una de las distintas aplicaciones, el estudio deberá recoger una descripción de: la oferta de alimentos que ocupan las 30 primeras posiciones en el agregador; los 10 menús “más populares” o que aparecen destacados en cada uno de los agregadores; los 10 primeros menús para los que existen ofertas en cada agregador; los 10 primeros menús o productos destinados a población infantil; y los 10 primeros menús o productos calificados como “healthy” “saludables” o similares.

¿Cuándo estará listo?

La adjudicataria tiene 45 días para realizar el estudio, tal y como viene recogido en el contrato, por lo que deberá entregarlo como tarde a principios de enero.

El sector “delivery” creció un 27% en 2020

La memoria incide en el crecimiento exponencial que han experimentado los servicios de entrega de comida por “la comodidad, la rapidez del servicio o la variedad de la oferta disponible”. El documento señala que esta época dorada del sector “delivery” también se debe a la creciente digitalización y la rapidez con la que se ha extendido el uso de los dispositivos móviles con conexión a Internet. “Las restricciones de movilidad implantadas como consecuencia de la pandemia de la Covid19 contribuyeron también al crecimiento de este tipo de servicios”, añade el texto.

De hecho, según el informe Digital 2021 Global Overview Report, el sector de las apps de reparto de comida a domicilio creció en 2020 un 27%, estimándose en más de 112.000 millones de euros el valor de este sector. Según los datos para España, un 45,2% de los usuarios españoles de internet entre 16 y 64 años han hecho algún pedido online de comida a domicilio en los meses de 2020. Porcentaje casi idéntico al de EE UU (45,3%), Australia (45,3%) o Reino Unido (45,5%). En España el delivery creció durante la crisis sanitaria causada por la Covid-19, hasta doblar sus anteriores cifras, alcanzando un volumen de facturación de 1.770 millones de euros en 2020.