Actualidad

Alemania impondrá un «contrato de reformas» a los países que pidan ayudas

El presidente francés, Hollande junto al presidente de la CE, Durao Barrosoy el presidente del Parlamento Europeo, Schulz Europeo
El presidente francés, Hollande junto al presidente de la CE, Durao Barrosoy el presidente del Parlamento Europeo, Schulz Europeo

Con la sonrisa en la boca todavía por el éxito de semanas de intensa negociación sobre la unión bancaria, culminadas con el acuerdo alcanzado el miércoles por la noche sobre el Mecanismo único de Resolución (MUR), los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho llegaron ayer a la mesa de negociaciones en Bruselas dispuestos a emprender nuevos desafíos. En concreto, dieron luz verde a la próxima fase para la coordinación de políticas económicas entre los Estados miembros bajo lo que se ha denominado «contratos de reformas» o, en la jerga comunitaria, Asociación para el Crecimiento, el Empleo y la Competitividad. Este nuevo instrumento, ideado también por Alemania, pretende reforzar el control sobre los gobiernos de los países con problemas, pero a la vez incentivarles económicamente para que lleven a cabo las reformas estructurales necesarias. «Es crucial facilitar y apoyar las reformas en las áreas que son claves para el crecimiento y el empleo y que son esenciales para el buen funcionamiento de la UEM en su conjunto», señala el borrador de conclusiones que aprobará hoy el Consejo Europeo. En este sentido, apuntan que estas «asociaciones basadas en un sistema de acuerdos contractuales y mecanismos de solidaridad asociados contribuirán a facilitar y apoyar las políticas necesarias en los países que se enfrentan a graves dificultades económicas». Estos «contratos» podrían abarcar una amplia gama de políticas y medidas para mejorar el crecimiento y el empleo, incluyendo mejoras del mercado laboral y de productos, la eficiencia del sector público, así como la investigación y la innovación, la educación y la formación profesional, el empleo y la inclusión social. El plan se encuentra todavía en una fase inicial, pero se prevé que ocupe las negociaciones económicas de la zona euro durante 2014, aunque en principio serán voluntarios y no se prevén sanciones por incumplimiento, aunque, eso sí, sólo habrá fondos una vez cosechados éxitos objetivos en las reformas emprendidas. Durante la cumbre, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, celebró el fin exitoso de los programas de asistencia financiera de España e Irlanda. «El duro trabajo está empezando a dar resultados y sé que no es políticamente correcto ser positivo, pero el crecimiento ha regresado ahora y para el año que viene», manifestó.