Pinchazo sindical

Reúnen apenas a 4.000 manifestantes en la primera protesta contra el nuevo Gobierno. Toxo y Álvarez mantendrán «todo el tiempo que sea necesario» las movilizaciones

Cabecera de la manifestación en Madrid
Cabecera de la manifestación en Madrid

Reúnen apenas a 4.000 manifestantes en la primera protesta contra el nuevo Gobierno. Toxo y Álvarez mantendrán «todo el tiempo que sea necesario» las movilizaciones

CC OO y UGT advirtieron ayer al Gobierno de que seguirán movilizándose por la recuperación de los derechos de los trabajadores perdidos durante la crisis «todo el tiempo que sea necesario», pese a que su poder de convocatoria sigue reduciéndose año tras año. Ayer, la Delegación del Gobierno de Madrid cifró la asistencia a la manifestación convocada bajo el lema «Las personas y sus derechos, lo primero. Defiéndelos» en 4.000 personas (30.000, según los organizadores), un poco más que la marcha «Rodea el Congreso» que se convocó el sábado 29 de octubre pasado coincidiendo con la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. La celebración del Día del Trabajo (1 de mayo) reunió en Madrid a 15.000 personas, una de las cifras más bajas que se recuerdan junto con la de 2015. A la manifestación asistieron el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, el portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. El Gobierno no ha sido la única institución señalada. Los sindicatos arremetieron también contra la patronal afirmando que los empresarios deberían dejar de pensar en engordar más y más sus arcas y empezar a repartir la riqueza. Y para eso, según las dos principales centrales sindicales, lo primero que hay que hacer es iniciar un proceso de negociación colectiva con un aumento de salarios reales (por encima de la inflación prevista) para los trabajadores, según informó Ep.

Salarios y pensiones

«Lo que los sindicatos estamos planteando es que los salarios tienen que recuperar el poder adquisitivo en el sector público y privado y que es necesario impulsar políticas que hagan crecer el empleo en los dos ámbitos», afirmó Ignacio Fernández Toxo, tras recalcar que estas movilizaciones no son más que «el inicio de un proceso que tiene que culminar en la recuperación de derechos sociales y laborales».

Así, durante su discurso, el secretario general de CC OO agradeció a las formaciones políticas de izquierdas su participación y les recordó que forman parte de una mayoría «que puede articular mayorías parlamentarias, tal y como se ha puesto de manifiesto en la aprobación en el Congreso de la proposición no de ley para derogar la reforma laboral y modificar el Estatuto de los Trabajadores». Por su parte, Pepe Álvarez recordó al Gobierno que los ciudadanos quieren cambios en la política económica, que se vean revertidos los beneficios en la población. Según Álvarez, «hay que hacer una reforma fiscal que acabe con el fraude de 80.000 millones». Toxo ha recordado que «es posible hacer las cosas de otra manera» y que es «necesaria» una reforma fiscal que dote a las administraciones públicas de recursos necesarios para impulsar la economía, la inversión productiva, la vivienda y que reduzca la pobreza. También señaló que el próximo miércoles protestarán para luchar contra la pobreza energética. Respecto a las pensiones, el secretario general de UGT afirmó que los sindicatos no aceptarán que la negociación del Pacto de Toledo presente la merma ni de las actuales pensiones ni de las futuras y recordó que el problema en esta materia no es porque se pague mucho, «sino porque se ingresa poco».

Empleo e ingresos

Así, instó a aumentar los ingresos de la Seguridad Social a través de la lucha contra el fraude fiscal, subiendo salarios y distribuyendo los beneficios de las nuevas tecnologías, pagando impuestos a la Seguridad Social. También afirmó que el problema de demografía en España se agrava por la situación del empleo juvenil, ya que, según dijo, un joven español «no va a poder tener una familia cuando no tiene la posibilidad de acceder a una vivienda y trabajo digno y un salario que está entre los 400 y los 500 euros». Por su parte, Toxo subrayó que es posible sostener la cuantía de las pensiones y que sean de calidad a base de reponer los recursos de la Seguridad Social. «Estamos dispuestos y decididos al diálogo y queremos lograr acuerdos para la mayoría de los trabajadores», aseguró el líder de CC OO.

Pepe Álvarez concluyó su intervención pidiendo movilización, compromiso y agradeciendo a los grupos parlamentarios y partidos políticos que secundaron esta iniciativa, mientras que Toxo remarcó que «otra España es necesaria».

La izquierda se pelea por salir en la foto

Los representantes de los principales partidos de izquierda (PSOE, Podemos e Izquierda Unida) se afanaron ayer en aumentar su visibilidad junto a los sindicatos, durante la jornada de protesta que se celebró en Madrid. El portavoz de la Comisión Gestora del PSOE, Mario Jiménez, aseguró que aprovecharán «una estrategia compartida desde la acción sindical y política para revertir las modificaciones laborales del PP, que han significado más precariedad, peores condiciones laborales, peor empleo y salarios». El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, acusó a aquellos que son «incapaces de solucionar el problema del trabajo y la precariedad» de estar atacando los derechos de los españoles y de estar poniendo en cuestión las bases sociales de la democracia. Para el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, éste es el momento de recuperar los derechos que nos han robado e insistió en que ésta no es una crisis económica cualquiera, sino una «estafa», como se ha visto con el rescate a las autopistas de peaje quebradas.