Competencia quiere que las cabinas se eliminen ya

Reitera que es un servicio abandonado en términos de uso, tráfico de llamadas e ingresos

Reitera que es un servicio abandonado en términos de uso, tráfico de llamadas e ingresos.

Las 16.000 cabinas telefónicas que quedan repartidas por España parecían sentencias a muerte a finales de 2018. Pero, a última hora, el Gobierno las indultó y designó a Telefónica como el operador encargado de la prestación de este servicio universal. Lo hizo en contra del criterio de la Comisión Nacional de los Mercados y la Compentencia (CNMC). Ahora, a dos meses de que venza el contrato, la amenaza se cierne de nuevo sobre este icónico elemento que forma parte ya del mobiliario urbano.

A petición de la Secretaría de Estado para el Avance Digital (Sead), Competencia acaba de publicar dos informes sobre la prestación del servicio universal de telecomunicaciones. En uno de ellos, concluye que las cabinas poco menos que no sirven para nada. "La CNCM pone de manifiesto, de nuevo, la necesidad de suprimir este servicio como elemento perteneciente al ámbito del servicio universal, al haberse constatado el progresivo abandono de su uso, en términos de tráfico de llamadas, de ingresos y de distribución territorial de su uso", asegura el organismo que dirige José María Marín Quemada.

Esta progresivo retroceso en su uso "ha supuesto un importante descenso de los ingresos de la actividad, y, en consecuencia, un incremento del coste de su prestación", advierte.

La normativa europea ya no incluye ya las cabinas telefónicas como servicio universal, si bien autoriza a los estados a seguir prestando este servicio en determinadas condiciones, que habrás de analizarse.

La CNMC ha aconsejado también al Gobierno que establezca condiciones y parámetros de calidad mínimos para evitar limitaciones de velocidad y volúmenes de datos a los usuarios finales por parte del adjudicatario, en el caso de la conexión a la red pública desde una ubicación fija, también incluida en el servicio universal.

Competencia ha recordado que la adjudicataria actual, Telefónica, limita a 5 GB al mes la navegación por internet a una velocidad de 1 Mbps, pero si se supera esa capacidad la velocidad se reduce a 128/64 Kbps. Según la CNMC, se pone de manifiesto "la necesidad de actualizar la velocidad garantizada en el servicio universal", que obliga a llevar la red de telecomunicaciones a todo el país, también a las zonas no rentables. Esa velocidad garantizada podría incluirse, según Competencia, en una modificación de la Ley General de Telecomunicaciones.

Una velocidad de 1Mbps no se ajusta a la evolución social y tecnológica actual, pues casi todas las ofertas comerciales superan los 10 Mbps, ha recordado la CNMC, que también ha incidido en que tanto la agenda digital española como la europea establecen como objetivo para 2020 que toda la población pueda tener acceso a una velocidad mínima de 30 Mbps.