¿Cuánto cuesta recargar un coche eléctrico?

El precio varia en función de la batería y la capacidad del vehículo, así como del punto de carga

Aparcamiento reservado para recargar coches eléctricos
Aparcamiento reservado para recargar coches eléctricos

El precio varia en función de la batería y la capacidad del vehículo, así como del punto de carga.

La celebración de la Cumbre de Acción por el Clima de la ONU ha vuelto a poner de actualidad la necesidad de alcanzar una economía sostenible. Mantener el cambio climático a raya está en manos de los gobiernos y de las empresas, pero también de los ciudadanos. Una de los objetivos principales de cara al futuro es reducir al máximo las emisiones de CO2. En esta materia, la apuesta por vehículos sostenibles puede suponer un cambio radical.

Los coches eléctricos serán el futuro en materia de movilidad, debido sobre todo a que no realizan emisiones de CO2. No obstante, su elevado precio actual y el desconocimiento sobre el coste que conlleva su recarga echan para atrás a posibles compradores. Lucera, una compañía eléctrica que apuesta por la energía 100% verde, estima que la recarga de la batería del coche eléctrico medio para recorrer unos 100 kilómetros no cuesta más de dos euros en términos generales. En cualquier caso, no todas las baterías de los coches eléctricos son iguales, ni tienen la misma capacidad. Además, las variaciones del precio de la luz hacen que sea más complicado dar una cifra estable.

La carga de estos vehículos verdes se puede hacer desde casa o en una electrolinera. Para los que opten por la primera opción, no es imprescindible tener un garaje individual, sino que el usuario puede hacerlo desde un aparcamiento comunitario. Luego, la recarga dependerá de la tarifa contratada que tenga el propietario del coche y el porcentaje de la batería que desee cargar. Actualmente, las compañías eléctricas disponen de un una tarifa pensada para coches eléctricos llamada Tarifa 2.0 DHS. El uso de esta tarifa permite un ahorro de dinero al recargar el coche en las horas en las que haya menor demanda de energía, que suele ser por la noche.

Para los que opten por las electrolineras, cargar el coche fuera de casa suele ser más caro. Pero si la instalación en casa supone una inversión demasiado cara, existen un número de electrolineras y puntos de carga distribuidos en distintas áreas de la ciudad que suelen ser gratuitos, pero aún escasos. Aún así, de cara a los próximos años, se espera que los precios de este sector evolucionen a la baja y aumente la facilidad de acceso a los puntos de carga.