MENÚ
sábado 17 agosto 2019
00:19
Actualizado

Fridman rebaja su ambiciosa opa para quedarse con Dia

La cadena de supermercados avanza pérdidas de hasta 150 millones en el primer trimestre

  • El inversor ruso Mijaíl Fridman
    El inversor ruso Mijaíl Fridman /

    Reuters

Tiempo de lectura 4 min.

26 de abril de 2019. 20:01h

Comentada
H. Montero.  26/4/2019

El inversor ruso Mijaíl Fridman maniobra para tratar de salvar su ambiciosa ofensiva para hacerse con el control total de la renqueante cadena de supermercados española Dia. Las reticencias de los accionistas minoritarios a aceptar los 67 céntimos de euro por acción han forzado a que LetterOne, la sociedad inversora controlada por Fridman, ofrezca una semana más a los accionistas para venderle las acciones. Con esta maniobra, unida a una rebaja de sus pretensiones, Fridman gana tiempo para completar una operación que se encontraba encallada pese a los llamamientos de la cúpula de la cadena para que los accionistas vendan a LetterOne. El nuevo plazo –el anterior expiraba el próximo martes 30 de abril– otorga una semana adicional en la que Fridman espera que el deterioro de Dia convenza a los accionistas minoritarios a venderle sus títulos. Además, el inversor ha rebajado su intención de quedarse con el 64,5% del capital social de la empresa, de la que ya posee el 29%. Ahora aceptaría alcanzar un 50% de Dia, lo que implica renunciar a la adquisición de unas 90 millones de acciones, ya que la oferta inicial era sobre 220,9 millones y la actual pasa a 130,7 millones. A cambio, pide a la CNMV que blinde su oferta a 67 céntimos de euros, declarando esa cantidad como «precio equitativo».

Mientras, la cúpula de la cadena avanzó ayer sus previsiones del primer trimestre del año con objeto de convencer a los accionistas minoritarios de que acepten la opa para evitar la disolución de la empresa. Los directivos prevén pérdidas netas de entre 140 y 150 millones de euros en el primer trimestre del año, frente al resultado negativo de 16,3 millones de euros recalculado para el mismo periodo de 2018. La cadena de supermercados ha anunciado también un acuerdo con la banca acreedora para aplazar el pago de deuda de 912 millones de euros hasta el próximo 31 de mayo.

El grupo espera unas ventas netas de entre 1.615 y 1.715 millones de euros en el primer trimestre, por debajo de los casi 1.793 millones de euros del mismo periodo de 2018, y un resultado neto operativo (Ebit) negativo de entre 115 y 125 millones de euros, frente a los -6,1 millones de euros de un año antes.

La compañía ha achacado el “acusado” descenso del Ebit en una proporción del 50% al negocio ordinario, donde aproximadamente dos tercios del impacto negativo provienen principalmente de la caída en el margen comercial, y el tercio restante al aumento de los costes laborales asociados al proceso de transformación de franquicias a tiendas propias y a los mayores costes de arrendamiento, entre otros.

A ello se suma, en otro 50%, elementos extraordinarios de carácter singular como la provisión de 39 millones de euros por el coste total estimado del ERE que afecta a unos 1.600 empleados, y el coste aproximado de 10 millones de euros en honorarios de asesores, recoge Ep.

Así se desprende de las estimaciones publicadas este viernes por la compañía con carácter previo a la publicación de sus resultados el próximo 14 de mayo, en las que señala que, como consecuencia de las pérdidas registradas, el patrimonio neto negativo ha aumentado hasta situarse en un rango estimado de entre 170 y 180 millones de euros hasta marzo, frente a los -99 millones de euros al cierre de 2018, lo que supone un incremento del 81%.

Dia subraya que la evolución de sus ventas comparables en el primer trimestre, tanto mes a mes como para el periodo completo, “muestra y confirma la tendencia negativa y el progresivo deterioro” que ya anticipó en el informe preceptivo del consejo de administración en el que expresó su opinión favorable a la opa de LetterOne, sociedad controlada por Fridman y propietaria del 29% de la cadena de supermercados.

Así, de acuerdo con las estimaciones de la compañía, las ventas comparables retrocedieron un 4,3% en el primer trimestre, con descensos del 1,6% en enero, del 3,2% en febrero y del 7,9% en marzo.

Dia atribuye esta tendencia a la baja “al impacto negativo” que ha tenido en sus proveedores la incertidumbre sobre su situación financiera.

La cadena señala que su deuda financiera neta se situó a cierre de marzo en aproximadamente 1.702 millones de euros, con un incremento de 250,4 millones sobre la cifra de finales de 2018.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs