Fomento inicia los trámites para suprimir los peajes de otras dos autopistas

Saca a concurso el estudio sobre la distribución del tráfico de la AP-2 y el tramo de la AP-7 entre Tarragona y La Jonquera

Un operario retira uno de los carteles con los precios a la AP-1
Un operario retira uno de los carteles con los precios a la AP-1

Saca a concurso el estudio sobre la distribución del tráfico de la AP-2 y el tramo de la AP-7 entre Tarragona y La Jonquera.

Fomento sigue adelante con los planes para eliminar los peajes. El departamento que dirige José Luis Ábalos ha dado el primer paso paso para levantar las barreras en otros dos, en la AP-2 en el tramo Zaragoza-El Vendrell, y en el trayecto de la AP-7 entre Tarragona y La Jonquera. El ministerio ha sacado a concurso el estudio sobre la distribución del tráfico en las vías una vez se elimine el pago.

Este informe se realizará para determinar cómo afectará al tráfico la supresión del pago en las vías en agosto de 2021, cuando vence el contrato que tiene Abertis, y si es preciso acometer algún tipo de actuación u obra para adecuar la demanda a la Red de Carreteras del Estado.

La supresión de los peajes cuyos contratos están próximos a su vencimiento fue una de las primeras medidas que anunció Ábalos tras asumir la cartera de Fomento. Según el ministro, la decisión obedece no sólo a la imposibilidad legal de prorrogarlos atendiendo a la normativa europea sino también a la necesidad de abrir un debate sobre el modelo de las autopistas en España. Ábalos promovió la pasada legislatura una Comisión en el Congreso de los Diputados para estudiar las alternativas para conservar al vasto patrimonio de vías de gran capacidad que tiene España, si bien sus trabajos no echaron a andar por la convocatoria anticipada de elecciones.

Aunque públicamente no se ha mostrado a favor de implantar el pago por uso, Ábalos sí ha argumentado a su favor como medio para generar los recursos con los que mantener las vías ante las estreches presupuestarias. A los socialistas, sin embargo, les tiembla el pulso como antes les tembló a los populares para dar un paso tremendamente impopular y que tendría un elevado coste político, por lo que busca un consenso con el resto de formaciones para generalizar los peajes.

La AP-1 fue la primera vía en la que se suprimió el pago en noviembre de 2018. Desde el 1 de enero, se levantarán también las barreras de la AP-4 entre Sevilla y Cádiz y la AP-7 entre Tarragona, Valencia y Alicante. Ante la finalización de estos contratos, Abertis, concesionaria de las vías en este momento, está negociando un ERE para 140 trabajadores, los vinculados al cobro de peajes.