Economía

"Invertir en ciberseguridad es una ventaja sobre los competidores"

En España, los ataques aumentaron un 43% en 2018. El coste para una pyme puede ser de 100.000 euros

En España, los ataques aumentaron un 43% en 2018. El coste para una pyme puede ser de 100.000 euros.

Publicidad

Toda moneda tiene dos caras. El mundo virtual, por una, favorece la comunicación a pesar de las distancias, abre el acceso a la información o crea un comercio global. Por otra, extiende las posibilidades de los criminales, que desean robar los millones de datos y la inmensidad de dinero que circula en la red en flujo continuo. Por ese motivo, si como sociedad queremos aprovechar las virtudes de la era digital, también debemos practicar la ciberseguridad.

Para debatir sobre su abordaje y analizar la situación actual, LA RAZÓN organizó una mesa redonda sobre «Ciberseguridad, entre el reto y la oportunidad de negocio», en la que participaron el gerente de Desarrollo de Negocio de Ciberseguridad de Telefónica, Juan Hernández Orea; el director de Ciberseguridad de Bankia, Gorka Díaz de Orbe; la subdirectora de Apoyo a la empresa e I+D+i del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), Rosa Díaz; el director comercial de A3Sec España, Alejandro de la Peña, y el vicepresidente y responsable del Área de Ciberseguridad de Everis Aeroespacial, Defensa y Seguridad, Miguel Ángel Thomas.

Para empezar, debemos resaltar que las instituciones públicas españolas han hecho un buen trabajo en esta materia. «Somos los séptimos mejor posicionados en todo el mundo», afirmó De la Peña. «Se anima mucho a las empresas a protegerse con normativas».

No obstante, las grandes compañías cuentan con mayores recursos para ciberprotegerse, mientras que las pymes (que forman el 98% del tejido empresarial español) sólo poseen los medios para invertir en su «core», así que la inmensa mayoría aún ni siquiera se plantea una estrategia de ciberseguridad. Thomas incluso comentó que son «reticentes a pagar una pequeña póliza de seguro» que les proteja en caso de sufrir un ciberataque.

Publicidad

En el ojo de los criminales

Pero las pymes están en el ojo de los criminales porque «son proveedores de las grandes compañías y pueden ser la puerta de entrada a esas empresas», comentó Díaz. Así que, añadió, «invertir en ciberseguridad debe verse como una ventaja sobre los competidores, porque van a preferirte como proveedor».

Publicidad

Y aunque se descarte porque aún parece que los ciberataques son reducidos y «no me va a pasar a mí», el peligro es real. «Nadie está a salvo de sufrir un ciberataque», confesó Hernández Orea. En 2018 tuvieron lugar 38.000 crímenes virtuales, un 43% más que el año anterior, el coste para una pyme puede alcanzar los 100.000 euros, una cantidad que conllevaría el cierre a la mayoría de empresas. Además, Díaz de Orbe sostuvo que «España es el segundo país en recepción de ‘‘phishing’’», un tipo de ataque en el que se puede caer por la simple acción de abrir un correo electrónico infectado.

Sectores más vulnerables

Los sectores más vulnerables, indicó Thomas, son los industriales, como los energéticos, porque poseen una información muy valiosa de sus clientes. Tampoco hay que olvidar la sanidad, que cuenta con datos sensibles sobre los pacientes, a los que se puede extorsionar. Igualmente, «en Reino Unido ya se ha parado la actividad de un hospital por un ciberataque y en España es necesario tomar medidas para evitar situaciones similares», reseñó Díaz de Orbe, si no tomamos medidas para ciberprotegerlos.

La responsable de Incibe también señaló la logística y el transporte, otros sectores que manejan información muy relevante sobre los hábitos, el poder adquisitivo y el consumo de sus clientes. Es evidente que los sistemas informáticos de las instituciones públicas, que guardan, prácticamente, la vida de los ciudadanos, son de mucho interés para los ciberdelincuentes. La ciberseguridad no solo supone un riesgo para los empresarios, para otros ha supuesto una oportunidad de negocio a pesar de las dificultades que se encuentran al emprender en general. «No es fácil hacerlo en España porque no hay ayudas como en otros países», indicó Díaz de Orbe. Y en concreto en el sector que nos atañe existe otro obstáculo, «la complejidad del conocimiento que se necesita», señaló De la Peña. No obstante, muchas empresas han logrado salir adelante y tener éxito en un negocio que crece a pasos agigantados.

Inversiones

De hecho, en nuestro país se invirtieron 1.154 millones de euros en ciberseguridad en 2018, entre un 10% y un 15% más que el año anterior. Además, dentro de nuestras fronteras trabajan alrededor de 1.000 empresas en este sector, y dentro de tres años se espera que la cifra aumente en entre 200 y 300 compañías.

Publicidad

«Es un negocio creciente», afirmó Hernández Orea, «desde 2014 se incrementa en un 20%». Y añadió que «se trata de un mercado muy dinámico, seguramente por su capacidad de innovación». El Incibe es uno de los organismos que más ha facilitado el incremento de este negocio. Díaz explicó que «nuestro objetivo reside en que las empresas puedan ver la luz en este sector». Lo hacen mediante programas como Cibersecurity Venture, un «ecosistema que pone en contacto a compañías con ideas», definió Díaz, quien subrayó que la ciberseguridad es «una vía para aumentar la empleabilidad en nuestro país». Sobre todo en las profesiones técnicas, como las ingenierías, que son el perfil del que nace la mayor parte del personal que se dedica a este sector.