Actualidad

La UE sólo enviará dinero a Grecia si acepta el rescate

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La Comisión Europea condiciona la ayuda al país heleno a que cumpla lo pactado.

Grecia volvió a recibir ayer la misma respuesta por parte de Europa. Desde la Comisión Europea se insistía en que la alternativa para que Atenas reciba dinero no es otra que la extensión del programa de rescate actual y las condiciones que lleva aparejadas. Así lo explicaba de nuevo en rueda de prensa el vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis Domvrovskis, en Bruselas.

Desde Bruselas se quiere seguir un orden estricto en este sentido. En primer lugar, Grecia debería solicitar la prórroga del programa actual por unos meses o un semestre con las condiciones que ya existen. El siguiente paso sería hablar de la flexibilización de esas condiciones, pero solamente se podrá entrar en este punto si se acata una prórroga de lo ya firmado. El límite para solicitarla sería antes de mañana viernes, porque tendría que convocarse de nuevo un Eurogrupo, que reúne a los ministros de Economía de la zona euro. «Lo que el Eurogrupo dijo claramente a las autoridades griegas es que el camino a seguir es extender el programa actual, lo que significa también sus condiciones, y a partir de ahí habrá algo de flexibilidad para discutir estas condiciones», indicaba Domvrovskis. No quiso entrar en los detalles de lo que pide el Gobierno de Alexis Tsipras, porque el papel de la Comisión Europea es ser facilitador de las negociaciones.

Pero las condiciones están claras, según Bruselas. No hay otra alternativa para Grecia que aceptar la oferta europea y no se aceptará dar una extensión del programa sin sus condiciones. También se exige al Gobierno heleno que mientras esté inmerso en un programa europeo se abstenga de tomar decisiones económicas de forma unilateral. En este contexto, el ex primer ministro letón alertaba de la situación que empieza a vivir Atenas, «desafortunadamente no en una dirección favorable».

Diferencias semánticas

Las últimas reticencias de Grecia para llegar a un acuerdo con el Eurogrupo son pura cuestión semántica. Atenas quiere evitar a toda costa firmar documentos que incluyan los términos «extensión», «rescate» o «troika». A primera hora de la mañana, el portavoz del Gobierno, Gabriel Sakellaridis, se apresuró a declarar que la propuesta que Grecia presentará hoy en el Eurogrupo pide «una prórroga del préstamo acordado y no ampliar el rescate» y añadió que «lo separa del memorándum». Además, Sakellaridis insistió en los dos puntos más importantes para el Gobierno griego y que a su vez generan mayor oposición entre los socios europeos: la necesidad de resolver crisis humanitaria y la relajación de las exigencias de superávit primario.

El Ejecutivo griego hace especial hincapié en «dar respuesta a la crisis humanitaria», como argumento para aumentar el gasto social, mientras que el Eurogrupo prefiere referirse al «impacto social de los rescates».

Para solucionar esa «crisis humanitaria», la delegación griega defiende la reducción del objetivo de un superávit presupuestario del 3% del PIB al 1,5% para poder aplicar incentivos económicos. Varufakis aseguró en el Eurogrupo que el superávit del 3% era inviable para cualquier país. Pese a las últimas diferencias, Atenas se acerca a la firma de una extensión del rescate con «tres o cuatro condiciones», como señaló Varufakis. Esa «flexibilidad» podría darse en materia de gasto social urgente para dar respuesta a los problemas más graves y en la reforma del mercado laboral. A tenor de la lluvia de documentos y declaraciones, Grecia podría ceder en políticas fiscales, no reducir impuestos aunque tampoco aumentarlos, llevar a cabo privatizaciones, continuar con los procesos en marcha y en las pensiones.

«Si seguimos con este clima, el jueves lograremos un buen resultado técnico en el Grupo de Trabajo del Euro y el viernes durante la teleconferencia tendrá lugar la aprobación formal de la posición de Grecia», dijo Varufakis a su salida del Parlamento tras la votación del presidente de la República. «Estamos en el buen camino, el intercambio de puntos de vista muestra que estamos cerca de un acuerdo mañana o pasado mañana, pero hasta el momento en que lleguemos al resultado nadie puede predecirlo», añadió.

El Gobierno heleno busca ahora la fórmula para cerrar un acuerdo con el Eurogrupo que no parezca una derrota. El primer ministro griego, Alexis Tsipras, resaltó que «por primera vez Grecia no dice que sí a todo» y atacó al ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, apelando a la dignidad del pueblo griego.