Las pensiones mínimas subirán, aunque no haya Presupuestos

El Gobierno apurará para lograr el aval parlamentario a las Cuentas, pero maneja un plan B en caso de que el PNV diga finalmente no. Ya hay un borrador de decreto para elevar las de viudedad

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, junto al portavoz del Partido Popular, Rafael Hernando, durante un pleno en el Congreso
El portavoz del PNV, Aitor Esteban, junto al portavoz del Partido Popular, Rafael Hernando, durante un pleno en el Congreso

El Gobierno apurará para lograr el aval parlamentario a las Cuentas, pero maneja un plan B en caso de que el PNV diga finalmente no. Ya hay un borrador de decreto para elevar las de viudedad.

El Gobierno va a apurar todas las opciones para que el Parlamento dé finalmente luz verde a los Presupuestos que recogen la subida de las pensiones, la bajada de impuestos a las rentas bajas y el alza del sueldo de los funcionarios. Ayer, insistió en mostrar su confianza en que el PNV haga posible este escenario y ofrezca su «sí» a las cuentas durante la tramitación parlamentaria, pese a que la formación nacionalista insiste en su rechazo mientras persista la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. Además de suponerle un aval casi definitivo para culminar la legislatura, el Gobierno cree que la aprobación por esta vía supondría además un duro golpe de imagen para los partidos opositores, pues su negativa a respaldar las cuentas equivaldría a rechazar también las mejoras sociales que llevan incorporadas, lo que les situaría de espaldas a los colectivos beneficiados.

Este escenario de aprobación parlamentaria fue defendido ayer por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y por el secretario de Estado de Presupuestos y Gastos, del Ministerio de Hacienda, Alberto Nadal. «Yo creo que cuando llegue el momento de la verdad los grupos parlamentarios llegarán a un acuerdo para conseguir sacarlos adelante; me cuesta creer que unos presupuestos que apuntalan el crecimiento y apoyan a las familias con rentas más bajas no consigan el consenso parlamentario», afirmó este último, en Onda Cero.

Ahora bien, ¿qué ocurriría si finalmente los nacionalistas vascos rechazan avalar las cuentas y el Gobierno no logra apoyos suficientes para aprobarlas? Ahí es donde entraría en juego el escenario B, que es el de los decretos ley, el mismo que ya manejaba el Ejecutivo antes de que se animase a aprobar en Consejo de Ministros los presupuestos. Nadal fue cauteloso al respecto, aunque reconoció que el Gobierno adoptará «las medidas oportunas» para que «los elementos centrales» ya recogidos en los Presupuestos sigan adelante aunque éstos no se aprueben en el Parlamento. Hace semanas, Hacienda ya anunció que el Ejecutivo utilizaría la vía del decreto ley para aprobar la subida de sueldo de los funcionarios si el proyecto presupuestario no veía la luz en el Congreso. Aunque aún no ha especificado si ocurrirá lo mismo con la subida de las pensiones y con la bajada de impuestos para las rentas mínimas, la idea que impera en el Ejecutivo es que sí. «Todo es aprobable por decreto», apuntan en Hacienda, especificando que éste es un escenario que todavía no se ha planteado y, por tanto, en el que aún no se trabaja.

Una de las medidas incorporadas a Presupuestos, la subida de las pensiones de viudedad, figura ya, de hecho, en un borrador de decreto que no vio la luz. Su diferencia con el alza incorporada en el proyecto presupuestario es que sólo registraba una subida del 1% en la base reguladora que se usa para el cálculo de dichas pensiones, frente al 2% incorporado finalmente. Otra área que podría proseguir en caso de prórroga presupuestaria sería la referente a infraestructuras como el Corredor Mediterráneo. Según avanzó el ministro de Fomento, dicha prórroga «no supondría ningún problema para el desarrollo de la Alta Velocidad».