Los costes salariales ahogan el futuro de Iberia

La plantilla se ha reducido un 27% desde 2001, pero la retribución por trabajador crece un 30% IAG desoye a los sindicatos y mantiene su plan de 3.807 despidos

Trabajadores de Iberia convocados por la plataforma "Iberia se moviliza los lunes al sol", se concentran frente a la sede social de la compañía.
Trabajadores de Iberia convocados por la plataforma "Iberia se moviliza los lunes al sol", se concentran frente a la sede social de la compañía.

Los sindicatos representativos del 90% de los trabajadores de Iberia inician hoy la primera de las quince jornadas de huelga que han convocado en respuesta al plan de ajuste presentado por la compañía y que, de momento, se ha resuelto con la presentación de un expediente de regulación de empleo (ERE) para 3.807 trabajadores.

Los sindicatos representativos del 90% de los trabajadores de Iberia inician hoy la primera de las quince jornadas de huelga que han convocado en respuesta al plan de ajuste presentado por la compañía y que, de momento, se ha resuelto con la presentación de un expediente de regulación de empleo (ERE) para 3.807 trabajadores con el objetivo de reducir costes y aumentar la competitividad de una empresa que el pasado año perdió en torno a los 300 millones de euros.

El pulso entre trabajadores y compañía tiene sus raíces en noviembre de 2011, cuando la dirección de Iberia anunció la creación de su filial Iberia Express para los vuelos de corto y medio radio, que no fue bien vista por los pilotos. En noviembre del pasado año, IAG, la empresa resultante de la fusión entre Iberia y British Air-ways, anunció un severo plan de ajuste que preveía inicialmente la reducción de la capacidad de la compañía española en un 15%, la salida de 4.500 trabajadores y una reducción de sueldos de entre el 25 y el 30%. IAG se ha mantenido inflexible en sus condiciones después de que los trabajadores rechazaran la última propuesta de Iberia. Desde hoy, la pelota está en el tejado del Ministerio de Fomento, que contempla la posibilidad de imponer un nuevo arbitraje.

Uno de los más importantes problemas que tiene Iberia en estos momentos es la imposibilidad de competir en igualdad de condiciones con las compañías de bajo coste en el corto y medio y radio, y con las compañías latinoamericanas, en el largo radio. Éstas se han fortalecido financieramente después de afrontar fuertes procesos de reestructuración y están empezando a crear grandes gigantes del sector.

A pesar de que en lo que va de siglo la plantilla de Iberia ha pasado de 27.523 trabajadores a los poco más de 20.000 de ahora, el coste unitario medio de cada trabajador se ha encarecido en un 30%. Eso, junto con otros problemas estructurales, ha determinado que Iberia haya pasado de ser la decimoctava compañía aérea del mundo en 1992 a ocupar el puesto treinta en el ránking. Mientras en 2001, con una plantilla de 27.523 trabajadores, el coste unitario medio por empleado era de 49.450 euros, en 2011, últimos del que existen datos disponibles, el coste pasó a ser de 64.392 euros, un 30% superior.

Hoy irán a la huelga los trabajadores de tierra, mantenimiento y los tripulantes de cabina de pasajeros. Los pilotos esperarán a la segunda de las tres semanas de huelga convocadas para unirse. Lo harán del 4 al 8 de marzo.

Grandes diferencias

Los tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) cuestan por término medio a Iberia alrededor de 64.000 euros. El coste medio de un TCP en Vueling o Iberia Expréss es un 60% inferior, al hablar de 27.000 y 25.000 euros, respectivamente. Lo peor no es sólo que ganen más y, por tanto, cuesten más. Es que trabajan 212 horas menos que en Iberia Express y 161 horas menos que en Vueling. Trasladado a costes por hora volada, las diferencias se hacen aún más notables: 95,1 euros frente a 28,2 (Vueling) y 32,4 (Iberia Expréss).

Si la comparación se realiza en los vuelos de largo radio, el coste medio del competidor de referencia en Iberoamérica es un 56% inferior al de Iberia, con una productividad un 12% más elevada. Por hora volada, la aerolínea con la que Iberia tiene que competir en los diferentes mercados del Atlántico sur es un 61% más barata. Traducido a sueldo, el coste de un TCP de largo radio en Iberia es de 80.000 euros/año frente a los 35.000 de su competidor. La diferencia, un 61%.

En el caso de tierra, la subida de sueldos desde 2001 ha sido del 34%, aunque si se tienen en cuenta los incrementos derivados de la antigüedad y la progresión profesional el aumento alcanza el 52%, el mismo de los pilotos.

Costes unitarios

Aunque éstos no harán huelga hoy, su coste unitario medio en el año 2011 (el último del que hay datos globales) es un 12% superior al de la media de las compañías europeas integradas en la AEA (Asociación Europea de Aerolíneas).

Sólo una compañía paga mejor a sus comandantes que Iberia y otra, prácticamente lo mismo: 200.000 euros brutos anuales. La media se sitúa en 177.000 euros, aunque hay líneas aéreas que abonan poco más de 105.000 euros. Hay que recordar que las compañías de bajo coste no están asociadas a la AEA, por lo que si se incluyeran éstas la media bajaría aún más.