Moscú y Berlín, cinco horas más cerca gracias a los trenes Talgo

Una nueva conexión ferroviaria con trenes Talgo reduce en casi cinco horas el tiempo de recorrido entre dos de las principales ciudades europeas

El ministro de Fomento español, Íñigo de la Serna y el Alto Comisionado para la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, en la inaguración del nuevo tren
El ministro de Fomento español, Íñigo de la Serna y el Alto Comisionado para la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, en la inaguración del nuevo tren

Moscú y Berlín están desde hoy más cerca con la apertura de una nueva conexión ferroviaria con trenes Talgo que reducen en casi cinco horas el tiempo de recorrido entre dos de las principales ciudades europeas.

Desde hoy Moscú y Berlín están casi cinco horas más cerca gracias a la tecnología española. Es el tiempo que se ahorra con la apertura ayer de una nueva conexión ferroviaria con trenes Talgo y que gracias a su sistema de cambio automático de ancho de vía recorre en 20 horas y 14 minutos el trayecto entre ambas capitales, frente a las casi 25 horas anteriores.

“Hoy es el momento de Talgo, el momento de una gran empresa de nuestro país, el momento de dar el pistoletazo de salida de la línea Moscú-Berlín, con 2.000 kilómetros de recorrido, que gracias a la tecnología española ve como se recorta el recorrido en 4 horas y media, incorporando innovación”, señaló el ministro de Fomento español, Íñigo de la Serna, justo antes de subirse al nuevo tren.

Con estricta puntualidad, y a pesar de las duras inclemencias meteorológicas rusas, el primer tren denominado “Strizh” (Vencejo) en línea con la tradición de los ferrocarriles rusos de bautizar a sus trenes con nombres de pájaros, partió a las 13.05 hora local de la estación de Kursk de Moscú con destino a la ciudad alemana. El ministro destacó asimismo el acto como “una forma de poner en valor la importancia del sector empresarial y de su actividad internacional”.

Es la primera vez que se emplea en este trayecto el sistema de cambio automático de ancho de vía que en Europa, como pasa también en el caso español, es menor que el utilizado en Rusia y en el resto de los países de la antigua URSS. De hecho, los vehículos de Talgo fueron elegidos gracias a su sistema de ancho automático, que adapta los ejes o rodales en pocos segundos, permitiendo hacer el cambio sin efectuar paradas.

Así, los usuarios de esta línea directa cruzarán los países de Rusia, Bielorrusia, Polonia y Alemania y tres fronteras sin necesidad de hacer transbordo. El convoy cambiará la longitud de los ejes de sus ruedas en tan sólo 20 minutos. La operación se hará en Brest, en la frontera entre Polonia y Bielorrusia, en donde los trenes convencionales se ven obligados a dedicar cerca de dos horas a la tarea de adecuar los vagones al ancho de vía europeo. Además, los trenes Talgo de esta ruta han sido equipados con un sistema diseñado para evitar la formación de hielo en las ruedas y los rodales.

En el lanzamiento de la nueva línea, De la Serna, que estuvo acompañado por el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, y el Alto Comisionado para la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, expresó a su colega ruso su seguridad de que “este proyecto será el comienzo de otras oportunidades de colaboración de nuestro sector empresarial”.

“Strizh” es el segundo tren Talgo que circulará por territorio ruso. En junio de 2015, fue inaugurada la línea que une Moscú con la ciudad de Nizhni-Nóvgorod, situada 440 kilómetros en línea recta hacia el este. Ambos trenes fueron encargados por los ferrocarriles rusos a Talgo en junio de 2011. Se firmó entonces un contrato de adquisición de 140 coches por un importe de 100 millones de euros.