Passos Coelho: «No hay riesgo para los clientes del BES ni para el sistema financiero»

El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, aseguró hoy que no hay riesgo para los clientes del Banco Espirito Santo (BES) ni para el sistema financiero luso por la crisis del conglomerado empresarial en el que se integra el banco. "No tengo ninguna razón para cuestionar mínimamente la tranquilidad"tanto de los depositantes del banco como del sistema financiero y bancario del país, aclaró a los periodistas el jefe del Ejecutivo.

El BES puede garantizar los ahorros de sus clientes y "no hay ninguna razón"para una eventual intervención del Estado, añadió, antes de precisar que hay que diferenciar el banco del resto del grupo.

"Una cosa son los negocios de la familia Espirito Santo y otra el banco", advirtió.

"Es muy importante, agregó, que tanto los portugueses como los inversores extranjeros tengan en cuenta esa diferencia y estén totalmente tranquilos".

El mensaje del primer ministro se suma al lanzado anoche por el Banco de Portugal (BdP), en el sentido de que los depositantes del BES "pueden estar tranquilos"por sus fondos, y de que la solvencia financiera de la entidad es "sólida"

También el propio BES informó de que su exposición al grupo del mismo nombre y del que forma parte alcanza los 1.180 millones de euros, y aseguró que no existe riesgo de incumplir los ratios de capital exigidos.

En un comunicado enviado al regulador bursátil luso y divulgado hoy de madrugada, la entidad insiste en que se espera a "la publicación del plan de reestructuración del grupo para poder estimar las potenciales pérdidas asociadas a esta exposición".

Tanto su cotización como la de su principal accionista, el Espírito Santo Financial Group (con el 25,1 % de los títulos) fueron suspendidas ayer -y así se mantiene hoy- en la Bolsa de Lisboa tras acumular en cuestión de horas pérdidas superiores al 16 %.