Fomento abre la puerta de Israel a las empresas españolas en Israel

Firma un acuerdo de colaboración en materia de transporte

Ana Pastor, ha visitado hoy el puerto israelí de Ashdod, al sur de Tel Aviv, acompañada por el director del mismo, Guideón Sitterman
Ana Pastor, ha visitado hoy el puerto israelí de Ashdod, al sur de Tel Aviv, acompañada por el director del mismo, Guideón Sitterman

La ministra española de Fomento, Ana Pastor, anunció ayer en Israel que el acuerdo rubricado en materia de transporte supone un «antes y un después en las relaciones» entre los dos países. Pastor se reunió en Jerusalén con el ministro israelí de Transporte, Infraestructuras y Seguridad Vial, Israel Katz, con el que firmó el citado acuerdo de colaboración técnico en materia de transporte. Los grandes proyectos que Israel sacará a concurso próximamente en materia de infraestructuras están valorados en más de 10.000 millones de euros.

«Se puede decir que Israel es una pequeña España, estamos ahora en la fase de realización de lo que España ya hizo de forma impresionante con su red de transportes», señaló con humor el ministro iraelí, que entregó a Pastor un plato de cristal con el grabado de una menorá, candelabro típico judío, informa Efe.

Actualmente, a través del INECO, la empresa de ingeniería pública dependiente del Ministerio de Fomento, España participa en más de 18 proyectos de diseño en Israel, pero el Gobierno de Rajoy está interesado en ampliar su participación y en particular de hacerse con la perla de los proyectos israelíes que saldrán a concurso en 2013.

Se trata de la línea de alta velocidad entre Beer Sheva, la principal urbe en el desierto del Neguev, y Eilat, prolongación de una línea de 350 kilómetros desde Tel Aviv que trata de conectar los mares Mediterráneo y Rojo. Está valorado en 3.000 millones de euros, y el Gobierno del país deberá elegir entre consorcios internacionales entre los que emergen con fuerza uno francés y otro del Gobierno chino, principales rivales de las empresas españolas.

La agenda con Katz incluye, también, el análisis de diversos proyectos en los que España puede aportar sus conocimientos y experiencia en el sector. «Es un acuerdo de colaboración técnica entre los dos países que abre la puerta a que nuestras empresas y técnicos en el campo de la ingeniería civil puedan contribuir al esfuerzo inversor que está llevando a cabo el Gobierno israelí», declaró Pastor durante una visita al puerto de Ashdod.

La ministra mencionó que «en los próximos años se van a construir líneas de alta velocidad de tráfico mixto de ferrocarril, se van a ampliar puertos y se van a mejorar carreteras y comunicaciones».

También quiso situar a las empresas españolas en la posición de salida para la adquisición de cualquier proyecto relevante. «Este acuerdo significa que vamos a intensificar las relaciones», dijo.