Actualidad

Penas más duras para los ex de Bankia

Anticorrupción no descarta incluir un nuevo delito que afectaría a la práctica totalidad de los acusados y no sólo a los cuatro principales encausados. Intenta cerrar la vía de la «doctrina Botín» esgrimida por las defensas

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato durante la primera sesión del juicio por la salida a Bolsa de la entidad en 2011
El expresidente de Bankia Rodrigo Rato durante la primera sesión del juicio por la salida a Bolsa de la entidad en 2011

Anticorrupción no descarta incluir un nuevo delito que afectaría a la práctica totalidad de los acusados y no sólo a los cuatro principales encausados. Intenta cerrar la vía de la «doctrina Botín» esgrimida por las defensas.

La Fiscalía Anticorrupción dejó ayer la puerta abierta a endurecer la acusación a los principales procesados por la salida a bolsa de Bankia y acusarles, además del delito de estafa a inversores, al de falsedad contable, que podría extenderse igualmente al resto de los 34 acusados. Con este cambio, introducido al inicio de las cuestiones previas, la representante de la Fiscalía, Carmen Launa, desmontaba una de las tesis principales de las defensas: la invocación de la conocida como «doctrina Botín», por la que solicitaban que fuesen excluidos todos aquellos procesados respecto a los que el Ministerio Público no formulaba acusación inicialmente.

Para asistir a este juicio, Rodrigo Rato, José Antonio Moral Santín, Estanislao Rodríguez-Ponga, Francisco Baquero, Jorge Gómez y José María de la Riva abandonaron temporalmente las prisiones de Soto del Real y Aranjuez, donde cumplen condenas por el llamado «caso de las tarjetas black». Los seis estaban sentados en primera fila y Rato no dejó de tomar notas en un cuaderno que llevaba durante toda la sesión.

En su escrito de conclusiones provisionales, el Ministerio Público acusa exclusivamente a cuatro ex responsables de la entidad financiera: el ex presidente Rodrigo Rato, para quien solicigta cinco años de cárcel; el ex número dos, José Luis Olivas, quien se enfrenta cuatro años de prisión; el ex consejero José Manuel Fernández Norniella y el ex consejero delegado Francisco Verdú, para quienes solicita inicialmente tres y dos años y siete meses de prisión, respectivamente.

La representante de la Fiscalía introdujo esa matización, que se concretaría en virtud del resultado de las pruebas que se practiquen en las sesiones del juicio oral, para evitar que posteriormente puedan alegar indefensión, por ser acusados de unos hechos que no les fueron imputados. En su intervención, justificó ese posible cambio de criterio en las «irregularidades contables» que contenía el folleto de salida a bolsa de Bankia, lo que llevó al engaño de los pequeños accionistas; folleto que, añadió, «ha sido el instrumento de los acusados para ocultar el estado real» de las cuentas de la entidad, con lo que se produjo un engaño a los accionistas que suscribieron esos títulos cuando Bankia comenzó a cotizar en el parqué.

En el turno de alegaciones, la defensa de Rodrigo Rato, ejercida por el letrado Ignacio Ayala, se centró en rechazar la nueva versión de la Fiscalía y apuntó cómo el propio ex presidente de Bankia adquirió 66.000 acciones de la entidad cuando salió a bolsa, lo que le supuso un desembolso de unos 255.000 euros. Esta acción, afirmó Ayala al respecto, «se compadece mal con el delito doloso, porque confiaba –Rato– en la salida a bolsa y en la institución». La defensa de Olivas señaló también esa misma circunstancia, aunque en ese caso las acciones fueron por valor de 150.000 euros, que mantuvo hasta «mucho tiempo después de salir de la entidad» financiera.

Junto a ello, la práctica totalidad de los acusados solicitó al tribunal, que preside la magistrada Ángela Murillo, que se les exima de estar presentes en las sesiones donde su presencia no aporte nada y que sólo acudan cuando tengan que declarar o en el turno de la ultima palabra.

Por su parte, la representación de Bankia niega en su informe cualquier tipo de irregularidad en su salida a bolsa. Así, señala que la Oferta Pública de Suscripción de Acciones «estuvo en todo momento supervisada y autorizada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

De esta forma, destaca que el folleto informativo, al que aludía la fiscal, fue confeccionado por Bankia y sus asesores «en permanente y estrecho contacto con la CNMV», la cual, al igual que el Banco de España, disponía de toda la información.