Actualidad

Perspectivas para 2014

La Razón
La RazónLa Razón

Los expertos dan las claves sobre los factores que marcarán la tendencia del parqué en 2014

Pendientes de los estímulos; por Victoria Torre, Responsable de Análisis de Self Bank

Tras un 2013 repleto de obstáculos que los mercados han logrado ir esquivando, 2014 también se presenta con un buen puñado de dudas que se irán resolviendo a medida que avance el año y marcarán el rumbo de los mercados.

Uno de los grandes temas del año que viene será el tapering en EE UU, del que ya hemos visto el primer paso. Pero el proceso no ha hecho más que empezar. Para evaluar el impacto de la retirada de estímulos una de las claves estará en la manera en la que este se lleve a cabo y en los mensajes que se vayan dando al mercado.

Otros asuntos relevantes en 2014 serán la negociación del techo de deuda en EE.UU., los temores a la deflación, la escasa reactivación del crédito en algunos países europeos, los nuevos test de estrés del BCE, los interrogantes sobre la efectividad de las medidas en Japón o la correcta reconducción de los desequilibrios fiscales en la Eurozona.

Pero a pesar de todo lo anterior, hay otros argumentos a favor de los mercados. Algunos riesgos estructurales han disminuido, la bolsa se encuentra atractiva por valoración si la comparamos con otros activos, se espera que en 2014 comience la recuperación de los beneficios empresariales y hay mucha liquidez en el mercado que podría encontrar su destino en los activos de renta variable.

Las previsiones apuntan a que, en caso de cumplirse los anteriores presupuestos, el Ibex podría apostar por los 11.000 puntos – 12.000 puntos, aunque preferiríamos ver cómo antes se cumplen algunos de los anteriores presupuestos, que justificarían por fundamentales esos niveles de cotización.

Una de los principales soportes de la economía en 2013 ha sido el tirón del sector exterior, gracias a la mejora de competitividad de nuestras empresas. Previsiblemente las exportaciones seguirán compensando la debilidad de la demanda doméstica, por lo que algunos de los sectores que podrían mostrar fortaleza serían alimentación, ropa y calzado, automóviles, bienes de equipo (electrónica, maquinaria,...). Las tecnológicas también podrían presentar oportunidades de inversión, especialmente en el caso de compañías con ventajas competitivas en el mercado y con buena posición de caja.

Por el contrario, podrían quedar algo más rezagados otros sectores como utilities y salud.

Las oportunidades; por Jorge López, analista de XTB

El comportamiento de nuestro selectivo es bastante optimista. Uno de los factores clave es que aún tenemos un largo recorrido, acompañado por datos macroeconómicos mucho más favorables que los de principios de 2013. Pero 2014 viene cargado de circunstancias que pueden hacer dudar sobre la estabilidad de nuestra economía ya que no todos los problemas han desaparecido. En verano nos encontraremos con unos test de estrés que pueden generar dudas al sector financiero y repercutir al Ibex. Dentro de las oportunidades que nos dan los activos que forman nuestro selectivo, deberíamos centrar nuestra atención en el sector constructor. En particular, OHL y Sacyr, la petrolera Repsol, la alimentaria Dia, la aerolínea IAG y Gamesa. Las empresas de telecomunicación y las eléctricas están lastradas, en el primer caso, por el desuso de muchos servicios y una alta competencia, y en el segundo por problemas sobre el déficit energético.

Subidas moderadas; por Daniel Pingarrón, Estratega de Mercados de IG Markets

En IG Markets pensamos que 2014 se presenta con menor potencial que 2013 para las bolsas mundiales. Básicamente, por dos razones: la percepción del riesgo difícilmente mejorará mucho (dadas las valoraciones tan altas en muchos activos), y la reducción de los estímulos de la Fed impedirá que las bolsas americanas cuenten con tanta liquidez y, por tanto, difícilmente podrán subir otro 30%, como en 2013.

Esperamos un comportamiento moderadamente positivo de la renta variable española, a la que damos un potencial de revalorización de entre el 10 y el 15%. Con todo esto, apostar por carteras mixtas, con mayor peso defensivo que en 2013, es nuestro escenario central de inversión.Técnicas Reunidas, Amadeus, Grifols, DIA, junto a valores como Sacyr, IAG o Bankinter (más cíclicos), configurarían una cartera adecuada para este entorno.

Un 2014 nada fácil; por Miguel Ángel Bernal Alonso, profesor y coordinador del dpto. de Investigación del IEB

La difícil situación económica va a tener un trasfondo en la cuenta de resultados de las empresas. La atonía de la demanda interna durante buena parte del año y un cierto agotamiento de demanda externa serán los hándicaps. Nuestras perspectivas sitúan al IBEX a niveles de 11.000. En contra de lo que refleja este nivel, no va a ser un año nada fácil. La selección de valores y la gestión eficiente y dinámica del riesgo van a ser más necesarios que nunca. No es que el riesgo haya disminuido, es que el inversor lo percibe más diluido, de ahí el nivel cifrado anteriormente. Los sectores con más potencial deberían ser el bancario y las grandes constructoras, empresas muy apalancadas. Es decir, aquellos sectores que más han sufrido esta crisis y que aún presentan importantes primas de riesgo sobre otros sectores más favorecidos. También puede haber una preferencia por valores con alta rentabilidad por dividendos.

El activo más rentable; por Iván San Félix, Analista financiero Renta4banco

Consideramos que la tendencia positiva de la renta variable continuará a lo largo de 2014, en un ejercicio en el que la recuperación económica deberá ganar la partida a la retirada de liquidez. Las bolsas no están caras en términos históricos. A esto se añade que siguen siendo el activo con mayor rentabilidad esperada en un entorno de tipos que se mantendrán cerca de sus mínimos históricos. Las cotizaciones ya han empezado a recoger las expectativas de una mayor recuperación económica y de beneficios empresariales, y que deben ser el próximo motor de las subidas bursátiles, tomando el relevo a la liquidez inyectada por los bancos centrales.

Entre los sectores con mejores perspectivas, destacamos el petrolero (Repsol, Técnicas Reunidas, Galp, Technip), construcción (ACS, Sacyr, Hochtief), infraestructuras de transporte y concesiones (OHL, Ferrovial, Vinci), acero (Arcelor), aerolíneas (IAG), automóviles (Michelin) o el industrial (EADS, Intertek).