Porcelanosa: de la cerámica a la prefabricación de lujo

La azulejera firma un acuerdo con Avintia para industrializar el sector de la construcción.

Héctor Colonques y Antonio Martín Jiménez. Foto: RUBÉN MONDELO
Héctor Colonques y Antonio Martín Jiménez. Foto: RUBÉN MONDELO

La azulejera firma un acuerdo con Avintia para industrializar el sector de la construcción.

Si nuestro país puede sacar pecho en materia de cerámicas, se lo debe a Porcelanosa. Sin embargo, el mayor fabricante de baldosas de Europa pretende ahora salirse de la «cerámica pura». Según el presidente del grupo, Héctor Colonques, es lo que «siempre» han querido. «Ya no nos podemos limitar a vender azulejos», advierte. Por ello, firmó ayer un acuerdo con Avintia para impulsar un modelo de construcción innovador.

A través de esta alianza, Butech –firma de Porcelanosa– suministrará baños y cocinas industrializadas («MonoBath» y «MonoKitchen») para integrarlos en el sistema de construcción de Avintia. Se trata de «montar la cocina o el baño en una nave industrial, y cuando están completamente terminados, introducirlos con una grúa en la vivienda», explica Colonques. El presidente recoge el símil que Le Corbusier planteó ya en 1923: el cliente comprará una vivienda como si fuera un coche. Eso sí, en vez de elegir el tipo de tapicería o si quiere un ordenador de abordo, seleccionará el revestimiento o escogerá entre una bañera o una ducha. Además, los módulos se instalarán de un modo inmediato y sin obras. Esto, apunta, supondrá un ahorro del 30% en el tiempo de producción.

Pero si Le Corbusier escribió su ensayo sobre la prefabricación hace décadas, ¿por qué la construcción se ha resistido tanto a esta transformación? En parte, responde Antonio Martín Jiménez, presidente de Avintia, porque «se asocia a baja calidad». Pero esto, apunta, es «lo que queremos revertir asociándonos con Porcelanosa», bien conocida por las calidades de sus cerámicas. Asimismo, aseguran que además de ganar en tiempo y calidad, lo harán en seguridad para los trabajadores, que montarán los componentes en entornos controlados donde se reduce la peligrosidad de las obras. Por último, José Fenollosa, responsable de Butech, habla de un «menor impacto medioambiental». Al colocarse de una sola pieza, el traslado de estas estructuras es más ágil, rápido, no genera tantos desperdicios y reduce las emisiones de CO² durante el transporte.