Portugal coloca su deuda a un año al 0,75 %, el menor interés desde 2009

La Razón
La RazónLa Razón

Portugal ha colocado hoy deuda a doce meses al 0,75 %, el menor tipo de interés que el Tesoro portugués paga desde 2009. El Tesoro luso colocó en el mercado mil millones de euros a cambio de una rentabilidad del 0,75 %, once décimas menos que en una emisión equivalente realizada en enero pasado.

También vendió otros 250 millones de euros a tres meses a un interés del 0,46 %, ligeramente inferior al resultado de una operación similar llevada a cabo a principios de 2014.

La demanda entre los inversores duplicó la oferta en el caso de las letras a un año y la multiplicó por seis en el caso de los bonos con vencimiento a tres meses.

La evolución de la rentabilidad exigida por los inversores para comprar títulos lusos a doce meses refleja la asfixiante presión a la que estuvo sometido Portugal durante los últimos ejercicios para financiarse en el mercado, precisamente el motivo que acabó por llevar al país a recurrir al rescate, en abril de 2011.

Hace justo un año, el país pagaba un 1,27 % de interés para vender estas letras, dato que contrasta con febrero de 2012, cuando esta tasa se disparaba hasta el 4,94 %.

En 2011, el interés alcanzaba el 3,98 % y en 2010 era del 1,1 %. La recuperación de la confianza de los mercados de Portugal se produce en un contexto de palpable mejoría en Europa, y este mismo martes, España vendió letras a un año al 0,63 % de interés, un nuevo mínimo histórico.

El alivio de los intereses registrado en el mercado es una señal de optimismo para el país, que se encuentra ya inmerso en la recta final de su rescate y prevé cerrar el programa de asistencia financiera dentro de tres meses.

Para recuperar su autonomía y no necesitar nuevamente de ayuda, tanto el Gobierno luso como los organismos internacionales admiten que es necesario que Portugal logre emitir deuda a largo plazo -es decir, con vencimiento superior a dos años- a cambio de tasas sostenibles.

Por el momento, en el mercado secundario -donde los inversores intercambian obligaciones adquiridas en subastas pasadas- la presión sobre los títulos lusos también se ha relajado de forma notable.

Hoy mismo, su deuda a diez años -considerada por los analistas como la referencia a seguir- cotizaba al 4,8 %, cuando en los momentos de mayor tensión llegó a dispararse por encima del 17 %.