MENÚ
domingo 23 septiembre 2018
23:59
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Qué son los fondos de inversión y cómo funcionan

  • Qué son los fondos de inversión y cómo funcionan
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

27 de junio de 2018. 12:13h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 27/6/2018

Para simplificar la canalización del ahorro a la inversión, nos encontramos en el mercado diferentes productos financieros, siendo los fondos de inversión aquellos que más destacan por su accesibilidad. Estos son un instrumento de inversión colectiva, es decir, se reúne el dinero de un grupo de diferentes inversores para invertir conjuntamente en un gran grupo de activos.

Aquellos ahorradores que contratan un fondo de inversión, se les denomina partícipes ya que son propietarios de parte del patrimonio integrado. El objetivo de la existencia del fondo no es otro que alcanzar una rentabilidad para sus partícipes que puede darse por dos vías: Por el pago de dividendos o intereses al fondo, o por el incremento de los precios de los valores comprendidos en el fondo.

Para invertir en un fondo de inversión, como los que podemos encontrar en el Banco Mediolanum, debemos suscribir participaciones. En ese punto, la gestora del fondo emite las participaciones necesarias que dependerán del valor liquidativo que se aplique a la operación. En el supuesto que el inversor desee disponer de su dinero, deberá rembolsar sus participaciones. El valor liquidativo es el resultado de dividir el patrimonio total del fondo de inversión entre el número de participaciones circulantes.

Existen dos grupos básicos de fondos de inversión: Renta variable y Renta fija. Por un lado, los fondos de renta variable invierten en acciones emitidas por empresas españolas o extranjeras. Por otro lado, los fondos de renta fija invierten en títulos de deuda que los emite cualquiera que pide prestado –gobiernos y empresas- y, dentro de este grupo, nos encontramos con los fondos de inversión monetarios que invierten principalmente en títulos de renta fija de corto plazo.

Tiene una gran trascendencia para los inversores la diferenciación entre ambos grupos, debido a que la elección de un fondo se verá influenciada por nuestro perfil de riesgo y nuestro horizonte temporal de inversión. Inversores diferentes requieren inversiones diferentes. Algunos necesitan potenciar las rentabilidades para alcanzar sus objetivos, mientras que otros no pueden permitirse asumir grandes riesgos. Algunos inversores pueden tener objetivos a largo plazo, mientras que otros pueden tener objetivos a corto o medio plazo.

Un inversor mostrará una preferencia mayor por los fondos de renta variable para objetivos a largo plazo y fondos de renta fija para objetivos de corto y medio plazo. Los fondos de renta variable tienen el potencial de ofrecer rendimientos más altos, pero con riesgo, mientras que los fondos de renta fija ofrecen rentabilidades relativamente más estables con menores riesgos.

Los fondos de inversión han estado ganando adeptos en los últimos años debido a las múltiples ventajas que ofrecen para sus partícipes: gestión profesional, diversificación, amplia liquidez y una fiscalidad atractiva.

Incluso en las mejores condiciones del mercado, se necesita astucia para elegir las inversiones correctamente, y un compromiso adicional de tiempo para continuamente monitorear esas inversiones. Con los fondos de inversión, profesionales experimentados administran una cartera de valores a tiempo completo y deciden qué valores comprar y vender en base a un análisis exhaustivo. Por lo general, un fondo es gestionado por un gestor o un equipo que elije las inversiones que mejor se adapten a los objetivos del fondo. A medida que las condiciones económicas cambian, los gestores suelen ajustar la combinación de las inversiones del fondo para asegurarse de que sigue cumpliendo los objetivos del producto.

Los fondos de inversión disponen de una amplia diversificación. Repartir las inversiones en una amplia gama de empresas o sectores industriales ayuda a reducir el riesgo si una empresa aporta pérdidas, debido al bajo peso relativo en la cartera conjunta. Cuando se une dineros en un mismo fondo se consigue la formación de economías de escala, porque esta diversificación sería especialmente más costosa en una cartera de valores particular, lo que menguaría la rentabilidad final del inversor.

Entre sus ventajas destaca una fiscalidad atractiva, pues el traspaso de entre fondos de inversión se encuentra exento de tributación. Esto significa que a pesar de que en el momento del traspaso existan unas plusvalías latentes, no debemos pagar nada a Hacienda, reservando este pago únicamente en el momento de reembolso que deberá integrarse en la base imponible del ahorro. Gracias a esta exención, si en algún momento se altera nuestro perfil de riesgo, podemos ajustarnos a fondos de un mayor o un menor riesgo, sin enfrentarnos a consecuencias fiscales por esta decisión.

La liquidez es la capacidad de acceder fácilmente a su dinero en una inversión. Las participaciones en fondos de inversión son inversiones líquidas que se pueden vender en cualquier día hábil. Para la tranquilidad de los inversores, la regulación obliga a los fondos a mantener el coeficiente de liquidez que garantice suficientemente el régimen de reembolso.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs