Actualidad

Rosell, moderado en la gestión y obstinado en seguir con las reformas

El presidente de CEOE, Juan Rosell, quiere continuar al frente de la patronal cuatro años más y, pese a que muchos le consideran demasiado moderado en su gestión, él quiere seguir liderando la CEOE para imprimir a la patronal un espíritu de regeneración y seguir con las reformas emprendidas.

A pesar de su intención, ahora clara, de continuar, Rosell mantuvo durante muchos meses la incógnita de si acudía o no a la reelección y argumentaba entonces que se trataba de un esfuerzo personal y familiar de tal calibre que tenía que valorar si merecía la pena.

Confiesa que fue la concurrencia de otro candidato a las elecciones, Antonio Garamendi, lo que le impulsó a presentarse, lo que subraya su personalidad competitiva.

Controvertido en sus declaraciones -como cuando dijo que “un millón de amas y amos de casa estaban apuntados al paro para cobrar un subsidio”- ofrece, sin embargo, un liderazgo convincente para las grandes empresas, que son las que ya han hecho público su respaldo.

No faltan las voces que le acusan de tibio en los casos de corrupción que, según aseguran, han lastrado la organización y le han quitado prestigio.

Sin embargo, él se defiende, asegura que hoy CEOE “no puede ser más transparente” y subraya que la imagen actual es “mucho mejor” que la de hace cuatro años, cuando “era muy mala”.

Rosell preside la CEOE desde el 21 de diciembre de 2010, cuando venció al otro candidato, el entonces presidente de la patronal andaluza, Santiago Herrero, y sustituyó al hoy encarcelado por delitos cometidos en su gestión de Viajes Marsans, Gerardo Díaz Ferrán.

En estos años, Rosell ha sido favorable a las reformas del Gobierno y, en concreto, avaló la reforma laboral de 2012 y las políticas tendentes a reducir costes de personal y trabajadores del sector público.

Hoy, Rosell mantiene la misma línea e insiste en que hay que hacer “reformas, reformas y reformas” para que “el país funcione” que es, en definitiva, lo que quieren las empresas.

Nacido en Barcelona hace 57 años, es ingeniero industrial por la Universidad Politécnica de Barcelona y cuenta en su haber con estudios de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense.

Fue presidente de la patronal catalana Fomento del Trabajo Nacional, en 1995, y actualmente es consejero de CaixabanK, de Port Aventura y Gas Natural Fenosa. También ocupa la vicepresidencia de Business Europe, es miembro de la Mont Pelerin Society y presidente de la Fundación Ánima.

Rosell ha pasado de pequeño empresario, gestiona la empresa juguetera Congost, a ser uno de los miembros más relevantes de la denominada sociedad civil catalana, con puestos en el consejo de Criteria, el holding de participadas de La Caixa.

Históricamente Rosell ha mantenido muy buenas relaciones con los poderes económicos de Madrid y así ocupó la presidencia de Fecsa-Enher cuando esta compañía era la filial catalana de Endesa.

En 2006 presentó su candidatura a la presidencia de CEOE, en las que fue reelegido José María Cuevas, con quien mantuvo una fuerte polémica que le llevó a retirar su candidatura y dimitir de los cargos que tenía como miembro de la junta directiva de esta organización.

Con la llegada de Díaz Ferrán a la presidencia de CEOE, en 2008, fue nombrado vicepresidente de la organización. Su nombre se barajó como candidato en las elecciones de abril de 2009, en las que fue reelegido el primero.

Ha publicado cinco libros, el último el pasado año lleva por título el espíritu de su programa: “Reformas o declive”.