Actualidad

Una deuda a corto plazo de 7,67 millones de euros

La Razón
La RazónLa Razón

El sindicato mantiene una deuda a corto plazo de 7,67 millones de euros, una cifra bastante elevada si se tiene en cuenta que representan la mitad de los ingresos provenientes de las cuotas de los afiliados. Además de esta cantidad, CC OO mantiene con entidades del propio grupo un saldo negativo de 5,31 millones. A largo plazo, la situación es algo más razonable para las arcas del sindicato. Según las cuentas presentadas ayer, la deuda se sitúa en 1,18 millones de euros.

En el otro extremo de la balanza se encuentran los deudores. El montante del dinero que tiene que recibir el sindicato es de 12,65 millones de euros.

La organización espera que todos los créditos de sus deudores sean recuperados al menor por el valor que figuran en libros al cierre del ejercicio 2012 y que por ello no tendrán efectos significativos sobre el patrimonio de la organización sindical. Para la determinación del riesgo, dice el propio sindicato en sus cuentas, «se toma en cuenta el plazo medio de cobro otorgado por la entidad y se compara con la deuda vencida y no cobrada que supera dicho periodo».

Tranquilidad con la deuda

El sindicato descarta cualquier riesgo relacionado con el tipo de interés relativo a los préstamos concedidos por terceros. «En estos momentos –añade la nota–, tanto por volúmenes de la deuda como por el tipo de los préstamos y la evolución de los tipos de interés no creemos que este riesgo afecte significativamente a la organización».

En estos momentos, el precio oficial del dinero en la eurozona está en el 0,25%. Por lo anunciado el jueves por el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, no es de esperar que en los próximos meses la situación económica haga necesario un cambio en la política monetaria de la institución. Para Draghi, «vamos a tener tipos de interés bajos» durante algún tiempo.

Las primeras cuentas públicas de CC OO han sido auditadas por auditores Cinco, y reflejan, según su opinión, fielmente el patrimonio y la situación financiera de la confederación sindical a 31 de diciembre de 2012. La única salvedad que muestran los auditores es la no inclusión en el balance del valor razonable de los derechos de cesión del uso de locales de patrimonio sindical, que sí figuran en la memoria en forma de relación, pero sin su valoración, «al no poderse obtener su valor del Ministerio de Trabajo como propietario jurídico de los inmuebles del Patrimonio Sindical Acumulado, y así establecer los mismos criterios con el resto de organizaciones sindicales y empresariales que comparten en muchos casos los mismos edificios y locales». El objetivo del sindicato es ahora intentar lograr autofinanciarse sólo con las cuotas de los afiliados. Así lo ha expresado el secretario general, Ignacio Fernández Toxo, a lo largo de los últimos meses. Por el momento, sus intenciones parecen una utopía.