MENÚ
viernes 14 diciembre 2018
13:47
Actualizado

Visa y Mastercard se comprometen a reducir sus tasas de intercambio

De incumplir los compromisos, las firmas de pago podrían ser sancionadas por un importe de hasta el 10% de su volumen de negocio mundial

  • Limitarán al 0,2% y al 0,3% aquellas que aplican a compras en tienda física, y al 1,15% y 1,50% en compras online
    Limitarán al 0,2% y al 0,3% aquellas que aplican a compras en tienda física, y al 1,15% y 1,50% en compras online / Reuters
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

04 de diciembre de 2018. 19:49h

Comentada
Diego Fernández.  Madrid. 4/12/2018

ETIQUETAS

Visa y Mastercard se han comprometido ante la Comisión Europea (CE) a reducir las tasas de intercambio que aplican a las operaciones interregionales de pago con tarjeta para resolver los problemas que plantean sobre la competencia en el bloque comunitario, según informó la institución europea en un comunicado.

La CE instó a todas las “partes interesadas”, principalmente a los ciudadanos que se sientan afectados, a expresar su punto de vista sobre los nuevos cambios que las dos empresas presentaron en relación a estas tarifas. La aplicación de estas tasas comprende a los pagos realizados dentro del Espacio Económico Europeo (EEA), con tarjetas de débito y crédito emitidas fuera de este área.

El Ejecutivo comunitario inició en 2015 y 2017 las investigaciones respectivas a Mastercard y Visa por fijar estas tasas, en contra de las normas de competencia y a modo de monopolio, aumentando así los precios de los minoristas europeos y, por tanto, de los bienes y servicios de consumo en el EEA.

Las dos compañías norteamericanas trasladaron a la Comisión Europea su compromiso, para después adoptar una serie de medidas para reducir las tasas de intercambio interregional en un 40% y ofrecer de forma “claramente visible" el importe de estas tasas en sus páginas web. En total, limitarán al 0,2% y al 0,3% aquellas que aplican a compras en tienda física, y al 1,15% y 1,50% en compras online. Estos compromisos serán válidos durante cinco años y seis meses, mientras que su puesta en marcha será supervisada por un administrador.

El organismo europeo da un mes de plazo para recibir los comentarios procedentes de los afectados y poder llegar a conclusiones finales sobre si estos compromisos satisfacen los problemas de competencia y puede hacer que estos sean legalmente vinculantes.

En el caso de que una de las empresas rompa dichos compromisos, la CE podría llegar a imponer una sanción equivalente al 10% del volumen de negocio mundial de la empresa, sin tener que demostrar una infracción de las normas antimonopolio de la UE.

Últimas noticias