Opinión

El Submarino: La desmemoria de Iglesias
foto-autor

¡Qué tiempos aquellos en los que Pablo Iglesias afirmaba que la propiedad de los medios privados era discutible, salvo los de los amigos! Ahora toca defender la «libertad de expresión», sobre todo la del «Gara», aunque para ello haya obviado que ese diario ponía en la diana a periodistas a través de la sección de la encapuchada Maite Soroa. Podría preguntárselo a una de sus damnificadas, Aurora Intxausti, de «El País» (editor de la emisora de la que ahora cobra como contertulio), víctima, junto con su familia, de un atentado tras una campaña de hostigamiento de los medios abertzales.