Albert Boadella: «Si hay elecciones, el PP tendrá mayoría absoluta»

Protagonista en la creación del partido, el dramaturgo catalán es escéptico con la línea adoptada por Rivera.

Protagonista en la creación del partido, el dramaturgo catalán es escéptico con la línea adoptada por Rivera

Albert Boadella participó en la creación de Ciudadanos, un partido que surgió principalmente para plantar cara al nacionalismo catalán desde Cataluña. Un día antes de dejar la dirección de los Teatros del Canal, cargo que ha ocupado durante los últimos ocho años, el dramaturgo catalán habla con LA RAZÓN sobre la política de pactos de Albert Rivera tras las elecciones del pasado domingo. Boadella es escéptico con la línea adoptada hasta el momento por el líder de Ciudadanos.

–¿Se equivoca Rivera vetando «ad hominem» a Rajoy?

–Es un error no sólo político sino ético. No es de buenas prácticas políticas el hecho de vetar a alguien en concreto de otro partido. Tú puedes vetar las ideas del partido pero lo que no puedes hacer es pedir «que pongan otro». A mí esto me parece impresentable desde el punto de vista de las formas políticas.

–¿Cómo puede afectar a C’s que mantenga hasta el final ese veto?

–El riesgo es ir a unas terceras elecciones. Y el PP va a acabar con mayoría absoluta. Es enormemente arriesgado para Ciudadanos. Un bloqueo total será castigado por el electorado. Este paso que ya han dado los votantes, más tímidamente, aumentando el número de diputados del PP, se va a hacer más adelante. Rivera no debe olvidar que una parte importante de los votos que ha tenido proviene de un sector descontento con la política del PP. Es un voto de centro y liberal. Este ataque al que, en el fondo, es tu aliado natural no me ha parecido estratégicamente astuto.

–¿De dónde viene esta actitud de veto a Rajoy y a PP?

–En España se ha instalado una patología paranoide contra el PP. El PP está haciendo de cordero pascual. Se necesita un cordero pascual y el PP está cumpliendo ese papel. Se criminaliza al PP en unos niveles desmesurados. Se puede estar en desacuerdo pero este odio visceral que se ha generado en una parte de la ciudadanía tiene un sesgo un poco patológico en cuanto a que se busca constantemente a una víctima. El rebaño siempre busca a la víctima.

–¿Qué papel jugará Ciudadanos a partir de ahora?

–Ciudadanos es un partido en cuya creación tengo algo de responsabilidad, ya que participé en ella. Esencialmente C’s se crea para afrontar el problema serio que ha tenido España desde la Transición: el nacionalismo catalán. Y sigue siéndolo en lo territorial, en lo social, en lo cultural y en lo económico. En este asunto, Ciudadanos ha estado firme como ningún otro partido en España, ni siquiera el PP ha hecho una defensa tan acérrima en esta cuestión. Éste es el lado más positivo e interesante y estoy al cien por cien de acuerdo con ellos. Creo que deberían utilizar este aspecto más de lo que lo hacen. Es su signo de identidad: el enfrentamiento con el más grave de los problemas que tiene España que está por encima, en mi opinión, de los problemas económicos y del paro, que también están relacionados con esta cuestión.

–¿Pudiera ser que hayan pecado de inexperiencia?

–El partido tenía un buen pulso en Cataluña pero a nivel nacional hay momentos en los que se nota esta falta de sustancia política. Yo creo que es un partido muy importante en España porque equilibra esta locura que hay en España de que nadie quiere estar en el centro y no digamos a la derecha. ¡España no tiene ni ultraderecha! Todo el mundo se ha ido yendo a la izquierda... ¡hasta el PP se ha ido yendo a la izquierda y a la socialdemocracia! Nadie quiere estar en la derecha, nadie quiere estar en el centro, nadie quiere ser liberal... Yo creo que Ciudadanos, por lo menos, es un partido que –naturalmente junto al PP– equilibra este sector. Lo equilibra de una forma más actual, moderna diríamos, con una imagen que puede seducir a un electorado más joven.