España busca su sitio en el espacio

El Gobierno creó en marzo el Consejo Nacional de Seguridad Aeroespacial para hacer frente a las amenazas en este nuevo terreno

Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial (COVE). Foto: Ejército del Aire
Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial (COVE). Foto: Ejército del Aire FOTO: Ejército del Aire (nombre del dueño)

La seguridad y la defensa del espacio exterior vuelve a ser una prioridad para muchos países, décadas después de la carrera entre EE UU y la extinta Unión Soviética. Y es que la vida tal y como se conoce actualmente pasa por la conexión con el espacio. Los satélites proporcionan cobertura a los móviles y los sistemas GPS pueden rastrear las señales para saber en qué punto exacto se encuentra una persona.

En el ámbito civil, los satélites ayudan a las personas a estar conectadas las 24 horas del día, en casi cualquier punto del planeta, pero, ¿y a nivel militar? A nivel militar, el espacio juega un papel cada día más importante. Toda la seguridad fronteriza pasa primero por los satélites, que observan cada movimiento sospechoso que realizan las Fuerzas Armadas de cada país. Además, las nuevas tecnologías proporcionan a los militares unas comunicaciones seguras en los entornos y circunstancias más exigentes.

El presidente de EE UU, Donald Trump, sorprendió al mundo hace un año con la creación de la Space Force, lo que sería la sexta rama de las Fuerzas Armadas estadounidenses. Rápidamente se pusieron manos a la obra países como Francia, que anunció una inversión de 700 millones de euros hasta 2025, “con el objetivo de fortalecer su capacidad de vigilancia y equipamiento en materia de autodefensa en el espacio”, explicó la ministra de defensa francesa, Florence Parly.

¿Y España? Lo cierto es que España lleva estableciendo una estructura para proteger sus intereses en el espacio desde hace unos años y, aunque todavía falta para una Fuerza Espacial, el Gobierno ya creó a principio del pasado mes de marzo el Consejo Nacional de Seguridad Aeroespacial.

Organismo presidido por el JEMA

El Consejo de Seguridad Nacional ha llegado a un acuerdo para establecer el bautizado como Consejo Nacional de Seguridad Aeroespacial, que está presidido por el Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), general Javier Salto Martínez-Avial. Este organismo tendrá el objetivo de garantizar “la seguridad del espacio aéreo terrestre y ultraterrestre”, según recoge la resolución que publicó en su día el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La creación este nuevo organismo comenzó a fraguarse en julio de 2018, cuando el propio Consejo de Seguridad Nacional aseguró que España necesitaba una Estrategia de Seguridad Aeroespacial, puesto que es “un ámbito de gran valor estratégico” en el que concurren amenazas diversas, que no tienen que ser específicamente ataques.

Una de las grandes amenazas, si no la principal, son las 8.000 toneladas de materiales que orbitan alrededor de la Tierra, la mayoría partes de satélites inactivos o destruidos. La Agencia Espacial Europea (ESA) calcula que existen unos 29.000 objetos con más de diez centímetros y hay más de un millón de fragmentos que no pueden ser rastreados.

Recreación de la basura espacial en órbita. Foto: ESA
Recreación de la basura espacial en órbita. Foto: ESA FOTO: ESA (nombre del dueño)

La responsable de limpieza espacial del Centro Europeo de Tecnología Espacial, Luisa Innoceti, detalla que el principal problema de estos fragmentos es que "un pequeño desecho, si golpea a otro cuerpo o satélite en funcionamiento, lo haría explotar, creando una nube de escombros. Por eso cada pequeño desecho es importante”. Esta es una de las razones, por las que España acordó el desarrollo de una estrategia para el ámbito aeroespacial.

Pero, ¿cómo funcionará este organismo? La presidencia corresponderá al JEMA, mientras que la vicepresidencia la ocupará el director del Departamento de Seguridad Nacional, general de brigada Miguel Ángel Ballesteros.

Que el organismo este presidido por el general Salto no es casualidad. La ministra de Defensa, Margarita Robles, ya abrió la puerta a la incorporación del término Espacio en el nombre del Ejército del Aire, que pasaría a ser el Ejército del Aire y el Espacio. “El espacio forma parte de nuestra seguridad y de nuestra vida”, destacó la ministra. El JEMA apoyó la propuesta, indicando que “el espacio se ha convertido en un nuevo escenario que plantea una serie de amenazas y de desafíos que han de abordarse con el resto de los países socios y aliados”.

Objetivos y funciones

Entre los objetivos y líneas de acción del Consejo Nacional de Seguridad Aeroespacial se encuentra la seguridad del espacio aéreo terrestre y ultraterrestre como dominios de especial vulnerabilidad en los que las amenazas y desafíos para la seguridad nacional encuentran un terreno de actuación idóneo.

Por otro lado, la estrategia establece cinco objetivos generales. Uno de ellos, es favorecer el buen uso de los espacios comunes globales, puesto que el entramado de redes que forman el ciberespacio, el espacio marítimo y el espacio aéreo y ultraterrestre, constituye un conjunto de redes funcionales cuya seguridad es clave en el orden internacional.

Según el texto del BOE, las funciones específicas de este consejo serán apoyar al Consejo de Seguridad Nacional en materias de planificación y coordinación relacionadas con la seguridad aeroespacial; contribuir a la toma de decisiones en las materias de la seguridad aeroespacial mediante el análisis, estudio y propuesta de iniciativas, tanto en el ámbito nacional como en el internacional; y reforzar las relaciones de coordinación, colaboración y cooperación entre las administraciones públicas y entre los sectores público y privado.

Por otro lado, el nuevo Consejo tendrá la obligación de contribuir a la elaboración de propuestas normativas para el fortalecimiento del sistema de seguridad nacional aeroespacial, valorando los riesgos asociados a los desafíos y amenazas ante los posibles escenarios de crisis.

Funciones del Consejo de Seguridad Aeroespacial. Foto: DSN
Funciones del Consejo de Seguridad Aeroespacial. Foto: DSN FOTO: Departamento de Seguridad Nacional (nombre del dueño)

Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial

Al margen de establecer organismos desde donde se dirigirán operaciones de defensa espacial, ¿con qué instrumentos cuenta España? El Ministerio de Defensa se apoya en una constelación de satélites militares que velan por la seguridad de todos los ciudadanos, Paz y Spainsat. Además, una nueva constelación -Spainsat NG- está en camino con capacidades mejoradas y el Ejército del Aire cuenta desde diciembre con el Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial (COVE), en la base de Torrejón de Ardoz.

Esta infraestructura, que depende de la Jefatura de Sistemas de Mando y Control del Ejército del Aire, tiene el objetivo de predecir los riesgos espaciales que puedan afectar a España y reducir al máximo sus efectos.

El COVE es responsable de la vigilancia de la situación espacial y proporciona servicios en apoyo al resto de operaciones que llevan a cabo las Fuerzas Armadas. Su creación, según el Ejército del Aire, “representa un hito fundamental en el proceso de adquisición de la capacidad de vigilancia espacial, iniciado en 2015, cuando asumimos el control operativo del radar de vigilancia espacial de la ESA, ubicado en Santorcaz”.

El embrión de este centro es el radar “S3TSR”, situado en Morón de la Frontera, Sevilla. Además, el COVE controla la estación radionaval de Santorcaz (Madrid), para el seguimiento y detección de objetos en órbitas bajas (200 a 2.000 kilómetros) y tiene acceso a los datos que proporcionan los telescopios de Puertollano (Ciudad Real), Montsec (Lleida) el Teide (Tenerife) y San Fernando (Cádiz)