La gran colisión: La reforma laboral, la «tasa Covid» o el ingreso mínimo retratan las dos almas de Moncloa

El coronavirus ha puesto de manifiesto las grandes fricciones que persisten entre PSOE y Podemos

Las once líneas del acuerdo firmado a tres bandas por el PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu ha devuelto el foco a las diferencias existentes entre los dos actores del Gobierno de coalición que echó a andar en enero. «Es lógico y positivo el debate»; «no vamos con piloto automático»; «somos dos partidos distintos y no tenemos porque pensar igual», son algunos de los argumentos con los que socialistas y morados defienden la lógica de esas diferencias en el seno del Consejo de Ministros. La última afecta a las dos supuestas visiones enfrentadas que tienen unos y otros en torno a cómo debe acometerse el derribo de la reforma laboral de Rajoy. Aunque ha habido más fricciones en estas largas semanas de estado de alarma.

Parcial o íntegra

La literalidad del acuerdo que los de Pedro Sánchez y los de Pablo Iglesias firmaron con Bildu el miércoles deja poco margen a la interpretación: «Las fuerzas políticas que suscriben este acuerdo se comprometen a derogar de manera íntegra la reforma laboral del año 2012 impulsada por el Partido Popular». Luego el PSOE rectificó, precisamente porque lo que se había firmado estaba meridianamente claro y chocaba con el enfoque que las ministras del área económica quieren darle a los cambios en la legislación laboral.

Nadia Calviño y María Jesús Montero apuestan por una reforma parcial, eliminando sólo algunos artículos. En Podemos se sienten cómodos con lo acordado con Bildu y, por tanto, con una derogación íntegra.

Tasa a grandes fortunas

Unidas Podemos ha llevado a la Comisión para la Reconstrucción Económica y Social una propuesta para crear un impuesto a las grandes fortunas. Bajo el nombre de «tasa Covid», el partido morado quiere que esta figura fiscal sustituya al Impuesto de Patrimonio y grave a aquellas personas con más de un millón de euros. En el PSOE han defendido que comparten la necesidad de que el sistema tributario sea más progresivo para que aporten más los que más tienen, pero no ven necesaria la creación de esta tasa. Sánchez, preguntado al respecto, descartó asumir como propia la idea de Iglesias y se remitió a lo firmado en el acuerdo de coalición: «Se estudiará la fiscalidad de las grandes fortunas al objeto de que contribuyan a un sistema fiscal más justo y progresivo».

Ingreso Mínimo

La situación de vulnerabilidad y falta de recursos en la que se encuentran miles de hogares como consecuencia directa de la actual crisis llevó a Iglesias a proponer adelantar la implantación de un Ingreso Mínimo Vital. Y hasta la puesta en marcha de esta renta básica, planteó la conveniencia de crear un «subsidio puente» vinculado con la crisis del Covid-19. La propuesta fue descartada finalmente en el Consejo de Ministros tras varios días de tensión, que, sin embargo, sí han permitido adelantar la puesta en marcha del Ingreso Mínimo al mes de junio.

Hibernación económica

Tras las dos primeras semanas de estado de alarma, Iglesias logró persuadir a Sánchez en torno a la conveniencia de cerrar toda la actividad económica no esencial. El vicepresidente segundo expresó asimismo su convicción de que debía prolongarse esta hibernzación económica más allá de dos semanas como vía para seguir minimizando los contagios. Sánchez, que sí le es escuchó en la primera propuesta, no le hizo caso pasados 15 días y la actividad no esencial regresó, sin que eso se tradujese en un empeoramiento epidemiológico.

Críticas al Rey

Con motivo del 14 de abril, Iglesias hizo una encendida defensa de la II República y criticó al Rey por acudir a actos vinculados a la crisis sanitaria con uniforme militar. No hubo choque. Sánchez guardó silencio.