Vox acusa a Marlaska de “mercadear” con los presos “a cambio de un puñado de votos”

El ministro del Interior asegura que progresarán en grados los terroristas que lo merezcan y afea a Gil Lázaro que siga hablando de "dispersión" porque "estamos en otro momento histórico"

Vox ha preguntado al ministro del Interior por si se está negociando el acercamiento de presos de ETA al país vasco. En total, son 41 los presos de la banda terrorista que han sido «beneficiados» de esta nueva política penitenciaria del Ejecutivo, según los datos de la Asociación de Víctimas del Terrorismo.

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska tildó la pregunta del diputado de Vox, Gil Lázaro como “electoralista”. “Aunque quedan poco más de unas horas veo que ya se ha iniciado la campaña en el País Vasco”, replicó. El titular de Interior aseguró que, “lo que se hace es aplicar la ley penitenciaria, el artículo 72″ de manera que se progresa a los internos “siempre según las juntas de tratamiento”.

Gil Lázaro consideró “el colmo” que le hable de campaña electoral. “Levan una campaña pactada con PNV y su intención es acercar a todos los presos de ETA al País Vasco”, aunque no hayan pedido perdón ni colaborado con la justicia, le reprochó. Además, recordó que se han producido 9 acercamientos y 3 semilibertades durante el confinamiento a cambio de los votos favorables de los nacionalistas vascos en las prórrogas.

Criticó que se ha iniciado desde hace meses “un proceso de negociación directa” para poner fin a la política penitenciaria: se trata de acercar a los presos, sea cual sea el delito. Y apuntó: “Urkullu, lo ha confirmado”. Además, ha facilitado una negociación indirecta a través de Bildu facilitando los encuentros con miembros de Bildu con los presos, “para tratar de convencerles de su acercamiento y la aplicación de beneficios penitenciarios que terminen con la excarcelación generalizada. No me hable ni de legislación ni de campaña porque no tiene que ver con lo que están realizando”.

Presos a cambio de un puñado de votos”, le espetó Gil Lázaro. Tildó de “mercadeo” lo que está haciendo el Gobierno para aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE), “el salvavidas que necesita Sánchez, al precio que sea, para seguir al menos dos años más en la Moncloa. No vamos a consentir que los herederos de los asesinos pretendan reescribir su historia a su antojo ni que se insulte a los muertos”.

El titular de Interior, se reiteró en sus palabras anteriores y tiró del “dura lex, sed lex” -la ley es dura, pero es ley- considerando que Gil Lázaro no “entiende bien ese aforismo”. Afeó al diputado de Vox que siga hablando de “dispersión” porque, dijo, “es buena prueba de que aún vive en el pasado”. Grande Marlaska explicó que la dispersión fue algo que se utilizó para vencer a la banda terrorista y que ésta fue vencida por el Estado de derecho.Estamos en otro momento histórico, afortunadamente para todos”.

Apuntó que la ley general penitenciaria se seguirá aplicando individualmente y se progresará en grado a los terroristas que “merezcan ser progresados en grado”, “conforme a la ley y a lo que establezcan las juntas de tratamiento y jueces de vigilancia penitenciaria”. Por ello, pidió a Vox que no pongan en duda esa profesionalidad.

Asimismo, Grande Marlaska subrayó que los diputados de Bildu son “autoridades públicas” y tienen derecho a hacer esas visitas a las cárceles y controlar a las instituciones. “Ustedes también han visitado centros penitenciarios y le repitió que se aplicará siempre la ley” y les recordó que Vox fue a la cárcel de Huelva “y se les autorizó dar un mitin electoral”.