Tras 864 asesinatos, los presos de ETA dicen que se les trata inhumanamente

Piden al Gobierno que los excarcele sin cumplir las penas

Los presos de la banda terrorista ETA, agrupados en su colectivo, el EPPK, consideran que son tratados de forma inhumana y que se les castiga física y síquicamente, según una nota que han hecho pública. De los motivos por los que están en la cárcel, de los crímenes cometidos y del perdón a las víctimas, ni una palabra.

La única solución que proponen para tan “dramática” (para ellos) situación, es que se les saque de prisión sin cumplir las penas impuestas. «Es tiempo de que dejen de prorrogar condenas a quienes están enfermos o tienen una edad elevada, es tiempo de abandonar el aislamiento y los regímenes cerrados. Que cesen ya las dobles condenas: la legislación de excepción, la dispersión, la soledad, la irresponsable atención sanitaria... Sin más dilación, que comiencen a repatriarnos», exigen.

Los que pertenecen a una banda criminal que ha asesinado a 864 personas dicen ser víctimas de una estrategia «diseñada expresamente para destruirnos política y personalmente».

El EPPK se dirige a los «responsables» de esta política «inhumana» para que la abandonen de una vez y, «lo más importante, empiecen trabajar para poner los cimientos de una Euskal Herria sin presos políticos». Como paso previo, su agrupamiento en las cárceles de Basauri, Pamplona, Martutene y Zaballa.