El asesino de Chavero a la Guardia Civil: “¿Cuánto tarda en desaparecer el semen?”

El autor confeso de la muerte de Manuela Chavero se interesó por el dato el sábado, horas después de ser detenido por la UCO

Cuatro años dan para pensar mucho. Las veces que Eugenio Delgado habrá repasado en su cabeza qué respuestas dar a cada pregunta que le hicieran los investigadores cuando le detuvieran (porque sabía que ese momento llegaría) le ha dejado poco margen para la improvisación. Dicen incluso que podría haberse asesorado previamente con un abogado. En cualquier caso, no es lo mismo saber qué tienes que decir (el mantra de que ella se cayó de forma accidental) a encontrarte rodeado de investigadores 72 horas sin cuartel. Porque entonces se dan muchos momentos en los que bajas la guardia y te dejas llevar por el clima de confianza y conversaciones triviales en los que cometes errores. Según ha podido saber este diario, Delgado preguntó a los agentes cuánto tiempo tardaba el semen en permanecer en un cuerpo, a lo que un agente le contestó (con la intención de intentar pillarle en un renuncio) que podía durar 15 años. El semblante del detenido, según fuentes cercanas, cambió por completo y se quedó absolutamente serio. Sin embargo, todas estas conversaciones no tienen ningún recorrido jurídico aunque demuestran el interés de Delgado por los puntos más flojos de su relato. Es que es perfectamente conocedor de que una agresión sexual previa al asesinato le conducirían a la prisión permanente revisable. De hecho, estuvo al tanto del juicio de «El Chicle» y también le ha nombrado en alguna ocasión, según las mismas fuentes. Sin embargo, para los investigadores va a ser muy complicado demostrar ese delito, incluso que existió el asesinato. La causa de la muerte también es todavía una gran incógnita.

Los restos óseos de Manuela Chavero están siendo analizados en el Instituto de Medicina Legal de Badajoz y, además de confirmar mediante ADN que pertenecer a la mujer, los forenses deberán intentar determinar la causa de la muerte. Según avanzó este diario el pasado sábado, durante el proceso de levantamiento del cadáver en la finca que señaló el detenido, la comitiva judicial comprobó que faltaba una de las vértebras del cuerpo: la que une la cabeza con el cuello y que se llama atlas.

Según la criminóloga Beatriz de Vicente, esto no sería clave para saber cómo murió Chavero. «No es un hueso necesariamente determinante para establecer la causa de la muerte. Su ausencia del lugar puede deberse, por ejemplo, a la degradación natural por el paso del tiempo». Según la experta, si Delgado empleó un arma blanca para matar a Chavero, tampoco tendría por qué haber dejado mácula en los huesos de la mujer. Porque la ausencia de tejido blando no solo imposibilitará saber este tipo de lesiones sino también (la más importante) la agresión sexual, que solo podrá demostrarse con indicios. De hecho Delgado no puede explicar ningún otro móvil que el sexual para pedirle a su vecina que fuera a su casa. Hoy, los agentes de Inspecciones Oculares de la Guardia Civil y el Servicio Cinológico buscaron restos de sangre en la vivienda del acusado (que ya está en prisión, aunque ayer volvió a estar presente en el registro de su casa). Los agentes sí habrían encontrado restos aunque él lo achacará a ese golpe accidental. Pero la disposición de los mismos podría ser compatible con la muerte violenta.