El Gobierno ya no avisa a las víctimas de los traslados de etarras

La AVT considera que la política penitenciaria ha entrado en un “absoluto descontrol”

“La política penitenciaria ha entrado en un absoluto descontrol y ningún responsable nos ha ofrecido explicación alguna. Ya no se nos informa previamente de los traslados de etarras”. Es la opinión de la Asociación de Victimas del Terrorismo (AVT), cuya presidenta, Maite Araluce, se ha entrevistado con hoy Ángel Luis Ortiz, secretario general de Instituciones Penitenciarias.

En la reunión, en la que han estado presentes los miembros del equipo directivo de la AVT, se han formulado una serie de cuestiones: ¿se ha decidido acabar con la política de dispersión? ¿cuáles son los criterios actuales que se siguen para proceder al acercamiento de un preso? ¿qué valoran las Juntas de Tratamiento para proponer un traslado? ¿el traslado implica necesariamente el tercer grado posteriormente? ¿cuántos acercamientos hay previstos? ¿por qué no se está exigiendo la colaboración con la justicia para concederles el tercer grado como dice la ley? ¿hay algún plan para la reinserción de los presos de ETA o se limitan a que cumplan su pena? ¿se están controlando los núcleos que se están formando en cárceles del entorno?.

La respuesta de Instituciones Penitenciarias ha sido la de que no existe una estrategia general de derogación de la dispersión. Y que cada decisión que se ha tomado responde al análisis de cada caso, todo conforme a la legalidad penitenciaria.

“Estamos muy preocupados por la derogación de facto de la política de dispersión que se ha producido. Nos alerta, además, que el traslado sea el paso previo para el tercer grado que abre la puerta para la libertad condicional. De hecho, se han concedido ya nueve terceros grados y cuatro libertades condicionales”, subraya la AVT en un comunicado.

“Tampoco podemos comprender cómo sigue sin exigirse a estos presos la condición sine qua non de la colaboración con la justicia, un requisito legal para la progresión de grado”.

“Los presos tienen ya clara su estrategia tal y, como han reconocido en numerosas entrevistas, es la de asumir la legalidad penitenciaria como método de lucha para vaciar las cárceles”.

Asimismo, han subrayado que, a pesar de que el Ministerio del Interior aseguró que nos informaría antes de cada acercamiento para poder comunicárselo a las víctimas, lo cierto es que no se hace con la antelación necesaria y ya tenemos más que comprobado que la prensa recibe la información al mismo tiempo que nosotros".