¿Deberían Illa y Sánchez ponerse en cuarentena tras el positivo de Redondo?

Según Moncloa, el director de Gabinete de la Presidencia no ha tenido contactos estrechos profesionales en las últimas 48 horas, sin embargo, su agenda no es pública

Pedro Sánchez y su jefe de gabinete, Iván Redondo
Pedro Sánchez y su jefe de gabinete, Iván Redondo

Cualquier positivo por coronavirus en una empresa o familia tiene rápidamente repercusiones en ese entorno. Desde que la pandemia del coronavirus azota al mundo, son muchos los casos de trabajadores que han tenido que hacer cuarentena por haber estado con un contacto que fue diagnosticado con la enfermedad o familias enteras que durante 15 días se han aislado porque algún familiar ha dado positivo, con los inconvenientes que, en ocasiones, eso supone.

A última hora de ayer, se conoció que el director de Gabinete de la Presidencia, Iván Redondo era positivo en Covid 19. Se encuentra bien y no tiene síntomas graves. Aún así, tal y como establece el protocolo permanecerá aislado, presumiblemente en su domicilio. La pregunta que muchos se hacen es ¿debería el Presidente también guardar cuarentena? ¿ha estado en contacto con otros miembros del gobierno, como por ejemplo, el todavía ministro de Sanidad, Salvador Illa?

La Estrategia de detección precoz, vigilancia y control del coronavirus del Ejecutivo es clara: los contactos estrechos de los positivos deben guardar cuarenta durante diez días y si es posible realizar un prueba para certificar que no tiene la enfermedad. Ahora bien, ¿qué se considera contacto estrecho? La estrategia señala que es aquella persona que ha estado a una distancia inferior de 2 de metros durante más de 15 minutos las 24 horas anteriores a conocerse el positivo del infectado. Este periodos se amplía a 48 horas en las personas asintomáticas como parece ser el caso de Redondo.

Dado que se conoció el positivo de Redondo el lunes por la noche, tras el fin de semana, todo apunta a que la mano derecha del presidente no estuvo en contacto con el jefe del Ejecutivo. No en vano, Pedro Sánchez y Salvador Illa estuvieron este fin de semana en el Comité Federal del PSOE que se celebró en Barcelona. Allí estuvo arropando al Illa, que hoy dimitirá para centrarse en la campaña electoral catalana.

Desde Moncloa han asegurado que Redondo “no había mantenido contactos estrechos profesionales en las últimas 48 horas”; una afirmación que hace entrever que no estuvo en contacto con ningún miembro del Ejecutivo. Por lo que, a tenor de esta información, ni Sánchez ni Illa deberían ponerse en cuarentena. Sin embargo, al no ser un ministro del Gabinete, la agenda de Iván Redondo no es pública.

Felipe VI hizo cuarentena

No obstante, desde el inicio de la pandemia, ya son varios los casos que el contacto con un contagiado ha obligado a un dirigente a suspender su agenda. Tras el contagio por coronavirus del presidente de la República francesa, Emmanuel Macron, el líder del Ejecutivo se sometió a la cuarentena obligatoria y canceló su agenda. También el Rey Felipe VI suspendió su agenda en noviembre tras haber estado en contacto estrecho con un positivos.

De hecho, circunstancias como estas explican la reducción de la cuarentena en algunos países. España redujo de 15 a diez días el periodo de aislamiento. Es el caso de Francia que propone que baje de a siete días o de Alemania a cinco. Las razones que esgrimen en estos dos países son que cada vez hay más evidencias de que los positivos por la Covid dejan de ser contagiosos pasados los cinco días desde la aparición de síntomas y el cumplimiento del aislamiento.